viernes, 20 de febrero de 2009

Adicta a las compras


Yo - "Buenas, mi nombre es Joder-Que-Estress, y soy adicta a las compras".

Grupo de ayuda - "Bienvenida Joder-Que-Estress, ¿quieres compartir algo con los demás?"

Y - ¿Compartir algo? ¡Sí! El otro día me compre unos zapatos... Maravillosos...

GdA - Me refiero a como te sientes al respecto, por tu adicción...

Y- Bueno... Realmente no creo que sea adicta, esa palabra suena muy mal, yo diría más bien, enamorada de las compras, queda más romántico. Es uno de los mejores métodos que conozco para desconectar, relajarme, sentirme bien, vamos una terapia, y me sale más barata que el psicólogo...

Vale! Se que muchos lo podéis ver como una adicción no reconocida, pero no es así, ¡Lo puedo dejar cuando quiera...! Vaya, así da más sensación de adicción, ¿no? Joo, es que hay unas cosas más bonitas en las tiendas, y me quedan taaan bien... (Si no me lo digo yo...)

Sin ir más lejos, la semana pasada me "escapé" de compras a la hora de comer, tenía mala semana, mucha tensión, problemillas varios y una pseudo-depresión, así que lo mejor que se me ocurrió para superarlo fue ir a por trapitos. Las dos horas enteritas las invertí en una sola tienda, la cual me recorrí de cabo a rabo. Primero miré pantalones, vaya tres pares que encontré, como hechos a medida, y por último, cuatro pares de zapatos, maravillosos y super-fashion.

Una vez en la caja, miraba lo elegido y me sentía orgullosa de las maravillas encontradas, incluso cuando me dijeron el total al que ascendía la cuenta, no me importó. Miré a la amable-sorprendida dependienta, sonreí y le entregué la tarjeta, ya estaba hecho, tenía cositas nuevas!!!

Salí orgullosa de la tienda, fui al sitio de comida rápida más cercana y recogí la comida para Txispas, que me esperaba en la oficina, y para mí, y me subí en un taxi rumbo a la realidad. Por el camino miraba las bolsas, como extasiada, mientras el taxista me daba coba para amenizar el trayecto.

Una vez llegué a mi destino, subí y respiré... Estaba a punto de llegar, un subidón de adrenalina como hacía tiempo que no sentía. Buah!! Creo que nunca he tenido una reacción así por el echo de ir de compras, esta era era la primera vez. Estaba enérgica, activa, inquieta, más bien parecía que me había esnifado la tinta del ticket... (Bastante peligrosa la verdad...)

La pena, que no duró más que unas pocas horas... Pero me volví a casa con unos bonitos pantalones y unos maravillosos zapatos. ¡Ahhh! Deseando estrenar todos los modelitos.

Que conste: ¡Lo puedo dejar cuando quiera!

16 comentarios:

  1. Leetelo entero y luego comentas:

    http://www.bleucoast.com/adiccion-a-las-compras-el-deseo-de-gastar-hasta-lo-que-no-se-tiene.html

    ResponderEliminar
  2. Quierodormir: Leido y comprendido.

    Gracias por tu preocupación, ya que eso es lo que me desvelan tus escuetas palabras. No solo me siento plena y feliz cuando voy de compras, solo es un rápido recurso ,ya que no siempre puedo contar con la compañia de quienes provocan esa sensación en mí.

    Disfruto yendo de compras, y no por el echo de vacilar de posesiones y/o dinero (ya que no es mi forma de ser), simplemente porque me siento bien, y después de muchísimos años sin poder vestir y comprar lo que me gustaba, (no por no tener dinero ni oportunidad, sino por tener un cuerpo que el mundo de la moda no entiende), ahora por fin puedo.

    Tampoco adquiero prendas nuevas por la tontería de tener más y más, sino porque la ropa que tengo me la dejo de poner, se me hace monótona (se que no es un motivo que te vaya a convencer, pero es la verdad), o bien compro otra ropa para modificar poco a poco mi estilo propio, el cual se refina con tiempo e intentos fallidos, como todo. Y en cuanto a gastar lo que no se tiene... Nunca gasto lo que no tengo, es más, si tengo para comprarme una camiseta o para cenar con mis amigos, prefiero la cena, me llena más, pero pudiendo hacer ambas cosas, ¿porqué no hacerlas?
    De nuevo gracias por tu preocupación, lo tendré en cuenta.
    Besos ;)

    ResponderEliminar
  3. la ropa femenina me parece contradictoria... cuanto mejor le queda un "trapito" a una mujer, más ganas me entran de pedirle que se lo quite...

    curioso, verdad?

    (lo que queria decir, hazte fotos con los trapitos para ver si quedan bien o no.. y para compararlo mejor, una foto con trapito, y otra sin, para comparar

    Besoooos

    ResponderEliminar
  4. Eingel: Y ahí como si nada lo dejas caer, jejejeje. Curioso si, la verdad, no lo había pensado. ¿Pero no has pensado que igual, si no nos pusieramos esos trapitos tan monos, nadie nos pedíría que nos los quitáramos? Piénsalo. Besos.

    ResponderEliminar
  5. jajajaja, Joder-que-estress es asín, lo bueno que tiene es que cada vez que se va de compras, o casi, hace limpieza en el armario y lo lleva a la ofi, hace un mercadillo degratis y yo también tengo trapitos nuevos, pero de eso a una enfermedad... creo yo...

    ResponderEliminar
  6. bueno... no necesariamente, no hay que ser una modelo supermegaguay con un modelito cristian dior para enamorarme... muchas veces simplemente con el modo de mirar... me derrito

    :**

    ResponderEliminar
  7. Txispas: Ya te digo... Lo que mola que te mola que te lleve trapines a la ofi...

    Eingel: Tienes razón. Eso está bien, y está claro que una buena mirada transmite mucho más y es más provocadora que el modelito más mono que se tenga. Lo que está claro es que el pedir que se quite el modelito mola, pero eso de pedir que se quite la mirada... algo viscosillo ¿no?

    ResponderEliminar
  8. el modelito se puede pedir que se quite... en privado mejor, la mirada... no hay que quitarla, hay que pedirla dedicada

    (diez por ciento romantico, noventa por ciento salvaje, asi soy yo)

    :*

    ResponderEliminar
  9. Eingel: creo que soy tu polo opuesto... 10% salvaje, 90% romántica... Jejeje

    ResponderEliminar
  10. entonces nos complementamos perfectamente xDDDDDD

    ResponderEliminar
  11. Ahí me has dado... jejejejejejejeje ;) Besos.

    ResponderEliminar
  12. huy, huy, iba a comentar, pero dejaré a los tortolitos cibernéticos, jajajajajaja

    ResponderEliminar
  13. ahora sera culpa mia que txispas no quiera hablar... o a lo mejor es que quiere ser tia

    ResponderEliminar
  14. Txipas: Como somos, siempre pensando cosas que no son... Que ganas tienes madre...

    Eingel: Mira que Txispas no suele quedarse con las ganas a la hora de dar su opinión, no sé qué habrá pasado... Sinceramente, lo de ser tía creo que le es más igual ,al menos por el momento, pero lo que ansía con ganas es un cuñado, como si yo lo hiciera a posta el no darselo...

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. hola, ¡hay alguien ahí?

    que sepas que tienes un premio en mi blog, jeje

    ResponderEliminar
  16. ¿Sí? Bien!!! Yujuuuuu, voy a verlo ahora mismo, jejejejeje.

    ResponderEliminar

Si quieres decir algo, ahora es un buen momento...