miércoles, 1 de abril de 2009

Hinchando globos...


¿Sabéis eso de que todo tiene un límite?

No hay que ser un ciencia para saber que si hinchas mucho un globo, te acaba estallando en la cara, provocando las más que probables lesiones leves (dolor de cabeza, hinchazón de labio, rozaduras de nariz...).

Pues así es como me siento, no hinchando un globo, no... YO soy el globo, metafóricamente hablando claro, que yo tengo curvas, pero al fin y al cabo, un globo, al que están hinchando e hinchando hasta ver donde llega. Uno de los mayores problemas que le veo a eso, es como reacciona el globo cuando sobrepasa el hichado base, que cada bocanada de aire que metas dentro lo estira más y lo hace más frágil y propenso a estallar.

He de decir que, aunque no me siente orgullosa de ello, suelo comportarme como nuestro elemento de ensayo de hoy: un globo. Acumulo aire (o más bien problemas y malos rollos), hasta que se llena, y el globo le estalla en la cara al tocapelotas de turno.

Siempre tengo una opinión de las cosas que pasan a mi alrededor, aunque a veces no sean transcendentes, o no requieran una especial atención, pero la tengo, vamos, como el común de los mortales... Y las cosas que me molestan, duelen o joden, se van almacenando en una bolsita imaginaria, pongamos "el globo". A menos que la persona que me ha tocado el piercing de la nariz me conozca mucho y muy bien, no se hace una ligera idea de donde puede acabar eso, y si lo ve alguien que me conoce muy bien, sobretodo en el caso de que me toque el piercing alguien con menos confianza hacia mí, no hace falta que diga nada, esa persona que me conoce, sabe como puede acabar todo (lalechequelío... ¿os habési enterado? yo todavía dudo de lo que acabo de decir...).

Soy una persona paciente, la mayoría de las veces, y aguanto carros y carretas de la gente, no me encaro a la primera que me molestan, (aunque despotrique con gente de mi confianza de ello, of course) tiendo a esperar que las cosas se calmen por si solas (ya lo sé, no debería, las cosas no se arreglan solas, pero, ¿y si van un día y lo hacen?), para evitar altercados que puedan empeorar las cosas más aún. Pero después de un tiempo hinchándome el globo, poco a poco, día a día, hay un momento en el que es inevitable su explosión (que la implosión es muy dañina) y pasa lo que pasa, que falta que alguien grite: ¡¡Cuerpo a tierraaaaa!!

No vayas a pensar que disfruto de ese momento, porque lo paso mal, y no puedo parar. Una vez roto el globo, sale todo lo que hay dentro, sin dejar una brizna de brisa, pero peor lo pasa el que le toque aguantar eso porque haya sido él/ella quien haya hecho trizas mi aguante. Soy de naturaleza mediadora, y pacifista, parte por la que hay gente que confía plenamente en mí, pero como en cualquiera, existe en mí un lado salvaje, cruel, maquinador y rencoroso que no es bueno despertar.

¿Cuántas veces has devuelto a alguien lo que te ha hecho? ¿Cuántas veces le has partido la cara a alguien por un comentario? ¿Cuántas veces has conseguido soñar con despertar y descubrir que esa persona que te ha tocado el piercing de la nariz no existe en tu vida? ¿Cuantas veces intentaste hacerle la vida imposible a alguien? Y la mayor pregunta: ¿cuántas veces hiciste algo de lo anterior? Si eres igual de.... no sé, no se me ocurren calificativos adecuados, digamos, pánfila que yo, la respuesta a la última pregunta será: NUNCA, pero no por falta de ganas, motivos y recursos.

Así es mi vida, llenando globos y más globos, y los demás haciéndolos estallar. Si cada vez que me han puteado, hubiera querido hacer buen dañito al culpable... Podría haberlo hecho. Si cada vez que alguien ha soltado un comentario dañino, hubiera lanzado una palmadita a 50 km/h en su bocaza... Podría haberlo hecho. Si hubiera querido hacerle la vida imposible a alguien... Podría haberlo hecho. Pero justo en ese momento, cuando piensas en hacerlo, porque medios no te faltan y ganas tampoco, despierta el lado mediador y pacifista, y te obligas a olvidar las cosas, te sale el Budha de dentro, te viene a la mente el karma, el remordimiento de conciencia y demás, y como no tienes ningún plan que te exima de esa sensación, lo olvidas, lo llevas al cajón de los proyectos inacabados e intentas seguir con tu vida.

Sea cual sea el lado que tenga despierto, van a seguir hinchándome el globo hasta que lo hagan estallar, y en ese momento, puede que esta vez no llegue a tiempo mi conciencia para despertar el lado pacífico, puede que estalle en todas las direcciones, y no solo la que atañe a este post malostiado, y si llega ese momento, que San Google pille confesados a los presentes...


PD: Un mal día de trabajo, una larga mala actitud de cierta persona, un secretismo incomprensible y que me enerva... Una situación que ni mi globo ni yo aguantamos más...

10 comentarios:

  1. Vaya... pues te entiendo bastante bien... de hecho me identifico con esto que has escrito... solo tiene un problema esto del globito... que siempre le explota al pobre que insufla el ultimo aire... y casi nunca coincide esa persona, con la que de verdad hinchó el globo... una lástima.

    ResponderEliminar
  2. tranquila, que somos muchos asi, que no decimos las cosas cuando hay que decirlas, y despues...

    un secreto? para eso estan los blogs y los amigos de verdad, y...

    aunque seamos sinceros, no sirve de nada, porque seguimos acumulando tensión

    Besooooooooooooos

    ResponderEliminar
  3. Pues te voy a comentar de mi experiencia personal. Yo durante muchos años he sido de los que aguantaban, y lo pasaba mal. Últimamente soy de los que estallan de de vez en cuando, y no lo paso mejor. Hubo un tiempo, entre medias, que no aguantaba nada y fue cuando peor lo pasé. No ser una persona rencorosa, y paciente me ayuda a ello, creo.

    Cada uno es como es, y la verdad, no importa si la lías más al estallar. Lo que importa es que te quedes bien a gusto, que no te duela la cabeza tras el estallido.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. El Titanic, también se hundió: De primeras, bienvenido al blog, espero que disfrutes y pases un rato agradable cuando vengas.

    Segundo, luego dicen que mi nombre es largo... Jejejejeje.

    Y respecto a lo que comentas, tienes razón con que estalla en el momento en el que alguien colma el globito, y que no necesariamente es el que más te hizo, si que es una lástima que el creador de tu caos, no acabe "pagando" por ello estando en el momento justo...

    Eingel: Muchos alardean de decir siempre lo que piensan, pero nunca se dice todo, incluidos esos que lo niegan. Tienes razón, para hacer más llevadero esto están nuestras respectivas casitas virtuales, donde poder contar lo que nos afecta de una manera u otra. Los amigos de verdad son una gran ayuda, pero no siempre tienes el momento de esplayarte o a veces por ayudarte, al final hacen que ese globito estalle y se lo comen ellos, ¡cuántas cosas le habrán estallado a Mejor Amigo en la cara sin haber contribuido a llenar el globo...! La tensión es como el viento, aunque nos moleste, no podemos prescindir del todo de ella. Besos ;)

    Potsis: Creo que yo he sido siempre de aguantar y aguantar, y al final estallaba sola, acurrucada en un rincón de la habitación, o cuando me decían algo que me sobrepasaba, de ahí salía todo lo acumulado.

    Ahora, el tamaño de mi globo, cada vez es más pequeño y aguanta menos presión, también debido a que cada día que pasa, alguien me llena el globo y la tensión y el estress es más fuerte que mi propia alma... Besos.

    ResponderEliminar
  5. Siento leerlo, lo vivo cada día, pero verlo escrito me afecta más.
    La situación se está volviendo insostenible, yo me estoy planteando otra opción, ya lo sabes. El caso es que lo que más me duele es ver a álguien que "nos quiere" pasar del tema y apoyar a la hincha-globos...
    El "secretismo exagerado que dices, que se nota en el ambiente como si la hincha cojones supiera algo que nosotras no sabemos pero deberíamos, como si hubiera venido para quedarse y su misión consistiera en que nos fuéramos nosotras...
    No sé dónde acabará todo esto, hoy no he querido hacer una entrada en mi blog de esto, porque no quiero verlo escrito en mi casita, me niego a asumir que ELLA esté pasando por encima de nosotras, pero a la vez cada día que pasa estoy viéndolo... no sé, de verdad espero que esto acabe de una santa vez... mi estabilidad psicológica lo necesita y la tuya también.

    Reconsidera lo del sofá... por lo menos la compra la hago yo ;)

    ResponderEliminar
  6. ay, jamía... que todos tenemos un hinchaglobos como mínimo, y si, está muy bien estallar de vez en cuando, así que ojalá te salga un buen bufido en el momento justo y hacia la persona adecuada y te quedes tranquila. En caso contrario, pues bueno, aquí está el blog para soltar el aire que te infla y evitar el estallido nuclear.
    Paciencia, ánimo y un besito!!!

    ResponderEliminar
  7. Nueva encuesta en mi blog... esta vez de tratamiento psiquiátrico

    ResponderEliminar
  8. Lo malo de ser así es que te enfadas con toda razón y nada más desahogarte te sientes fatal cuando tu eres victima y no verdugo, pero que le vamos a hacer, uno que es tonto je je je

    ResponderEliminar
  9. A mí también me pasaba eso antes y siempre con la impotencia por dentro de no decir nada a tiempo y quedarse a gusto… Ahora he conseguido que, muchas de las cosas que antes me tragaba… me resbalen completamente y así ni me hincho ni estallo.

    Ojalá tú encuentres tu modo de hacerlo :)

    Un besoteee

    ResponderEliminar
  10. Txispas: Yo también espero que esta situación se acabe pronto, de lo contrario, tendré que empezar a tomarme en serio lo de la ayuda psicológica, aunque no sé si me lo podré permitir, de lo contrario, la úlcera de estómago que voy a sufrir, las jaquecas, los nervios e insomnios van a ser mi día a día... Besitos.

    CMQ: El blog ayuda mucho, pero hay cosas que no puede resolver, como es ésta situación de tensión constante, pero esperemos que se tranquilice la situación pronto. Besos.

    Ralph: Tienes toda la razón, después de haberlo pasado fatal, te intentas desahogar y te sientes culpable, lo que faltaba, ¿no crees? Besos.

    Acoolgirl: De veras que me encantaría encontrar el modo de poder pasar de las cosas, pero no hay forma, si tienes algún consejo, son bien recibidos. Besos.

    ResponderEliminar

Si quieres decir algo, ahora es un buen momento...