martes, 14 de abril de 2009

Mi prima la de Cuenca...


Hoy he recibido visita, mi prima la de Cuenca ha venido a verme...

La aprecio, pero cuando viene se comporta como una verdadera hija de p**a, aunque me avisa, y sé más o menos cuándo va a llegar, me suele sorprender traicioneramente.

Es una arpía, me fastidia planes, me agota, hasta hace que me cambie el humor, es insoportable...

Lo nuestro es una relación de amor odio. La conocí cuando yo tenía unos 9 ó 10 años, un día al volver de una excursión con la familia. Se presentó sin avisar, la muy rastrera, ni espera a que la inviten, aunque a mi madre le faltó saltar de alegría, llamó a toda la familia para anunciar su visita. Me tuvo toda una semana recluida en casa, haciéndome plantearme muchas cosas, haciendo que me sintiera mal, era una pesada... Tras esa primera visita, en la que pasé una de las mayores vergüenzas de toda mi vida, desapareció, y estuve sin tener noticias de ella durante un año. Cuando volvió yo ya salía por ahí, con mis amigos y esas cosas, y además, siendo verano, íbamos a la piscina. Pocas veces me he sentido tan observada sin que nadie se fijara realmente en mí, pero ella tan tranquila, con sus planes hechos y sin pedirme permiso u opinión.

Su visita se alargó un poco, pero cuando decidió irse lo hizo con ganas. Me pase muchos años viéndola de año en año, a veces solo tardaba cuatro meses en verla, pero no me avisaba ni me ayudaba en nada, solo daba el coñazo en los peores momentos.

Un año, llevaba sin visitarme meses, y sin decir ni "mú", llegó y se plantó donde estábamos trabajando mi hermana y yo ese verano, fatídico verano más bien. Se aprovechó de mí y de mi cortesía, quedándose una semanita entera a gastos pagados.

No supe más de ella hasta el año siguiente, también verano, la muy hija de p**a llegó el día antes de irme de vacaciones por primera vez con mis amigos. No son cosas que asuma muy bien, que me cambien los planes y encima a última hora, me repatea los estómagos (los cinco...), pero que encima lo hiciera esa vez y ella... Menudo viajecito, no dio mucha guerra la verdad, pero aún así, molestó.

Desapareció repentinamente, y pasé un largo tiempo sin que me visitara, pero eso no podía seguir así, era una incertidumbre constante... ¿Vendría hoy, mañana, pasado...? Tras pensarlo y reflexionar, dos años después tomé las riendas de esa relación maldita. Dije que sería yo quien decidiría, lo máximo posible, cuándo vendría a verme, día arriba, día abajo, la hija de la gran p**a. Solo tenía que esperar a que volviera de nuevo, para tomar las riendas de una vez por todas y concertarle las visitas.

Fue así cuando, en unas fiestas de la ciudad de ese mismo año, se presentó... Ja ja ja, ella no lo sabía, pero no volvería a jugármela de esa manera. Pasé una de las semanas más agotadoras, cansadas y dolorosas de ese año, pero conseguí ponerla firme y cantarle las cuarenta.

A día de hoy me viene a visitar, cada mes, se ha vuelto muy cariñosa y familiar, me tiene algo de cariño, pero sé cuándo lo va a hacer, y esa sensación de pseudo control me maravilla. Me sigue amargando muchas de las veces cuando viene, sobretodo los primeros días, pero es algo que hay que asumir, es así, ella es así.

Dentro del odio que la siento, y ella a mí, sino no se explica lo que me hace sufrir, la aprecio y he aprendido a convivir con ella cuando viene. Es más, preciso de su visita, me da buenas noticias y me siento, a pesar de todo, completa y bien. Aunque a veces le guste tomarme el pelo, ponerme nerviosa y hacerme reflexionar, cuando decide retrasar su visita y no viene el día esperado, ni al siguiente, ni al siguiente... Pero siempre acaba apareciendo, la muy hija de p**a. Que haría yo sin ella... (¿ser feliz? Noooo, preocuparme...).

Que maravilloso es recibir su visita, tomar los Ibuprofeno que exige algunas de las veces que viene, tomarte las cosas de otra manera, desde un enfoque más, no sé, comunista (lo pillas, ¿eh eh?).

Que sea bienvenida mi prima la de Cuenca, ¡¡¡un gran aplauso para ella!!! Maldita hija de p**a...

Lo que daría yo por un cambio de sexo una vez al mes....


PD: Siento el grafismo de la foto, pero no he encontrado una más idónea que ésta... Mis disculpas ;)

16 comentarios:

  1. jajaja!!!! yo tambien tengo una prima así!! jajaja!! la muy traidora! menos mal que con los años aprendes a educarla!! jajaja!! y bueno, una vez al mes se le agradece la visita... aunque a veces es taaaaan pesadaaaaa!! que te pone hasta mal cuerpo! jaja

    Ays! pero que siga viniendo por favor!! jajaja!! en el fondo le tengo cariño! jajaja

    lo que me he reido! jajaja

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Yo misma: ¿Tú también tienes una prima de Cuenca? Jejejejejejejeje, que buenas son que vienen a vernos, ¿verdad? jejejeje. Me alegro de que te hayas reido, esa era la idea. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Yo tambien tengo una prima de cuenca jajaja, pero la llamo la tia maria, que no se pierde ni un evento jajjaa. Suerte que con los años nos hemos hecho muy amigas y ya no me fastidia tanto y hemos hecho buenos tratos.............

    Un abrazo y como siempre es un gusto leerte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. yo siempre espero a mi prima con ansiedad, y el mes que no pasa a visitarme lo paso fatal... no verla por mi casa de vez en cuando es... es... como si me faltara algo, jajajaja. Que siga viniendo, que siga, hasta que decida no volver nunca más.

    ResponderEliminar
  5. Joder... yo que siempre cuando estoy de coña digo eso de "si claro, como mi prima la de Cuenca" pero no tengo ninguna xDDD

    Pues chica, es lo que tiene a veces la familia... relaciones de amor-odio que no tenemos más remedio que aguantar ;)
    Paciencia, linda.
    UN besote!

    ResponderEliminar
  6. juas! juas!
    muy bueno, me he partido de la risa, el caso es que mi prima de Cuenca pasa de mí un montón, avisa el día antes, pero cuando llega nada, ni dolores, ni nada de nada, bueno, visitas al baño si para cambiar lo todas sabemos... pero nada más. El caso es que me alegro un montón de verla todos los meses!!! no quiero más "enanitos" por casa de momento...

    ResponderEliminar
  7. Personalmente, tengo que tocar madera por que a mí nunca me ha dado problemas... Aunque mis amigas y yo la llamamos "la prima de Cantabria" Jajaja!!!

    Me alegro de que ahora ya tengáis una buena relación y si, aunque sea un palo que venga una vez al mes (excepto si hay baby de por medio) es buena señal.

    Un besitooo

    ResponderEliminar
  8. Es un coñazo enorme, sobre todo cuando te deja fuera de juego dos días completitos... :S

    ResponderEliminar
  9. menos mal que tengo tres hermanas, si no, no sabría de que coño estabas hablando

    Descansa y cuida a tu prima

    Besooooos (comper)

    ResponderEliminar
  10. Que bonito Cuenca, con sus casas colgadas, sus primas colgantes, no, perdón, estresantes, jeje.

    Bueno, es bonito eso de llevarse bien con la familia, ver que aún con lo que ha hecho pasar os apreciáis.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Mira, la mía ha llegado esta mañana, qué casualidad.
    Chica yo me llevo a matar con ella, ná más que me induce a tomar drogas y es que si no las tomo no puedo con ellas. Ains, a ver si desaparece de mi vista una temporada....

    ResponderEliminar
  12. Anna: Hay que ver que de nombres recibe nuestra prima... Parece que así se le quita hierro al asunto. Muchas gracias a tí por pasarte. Besos.

    CMQ: Pues si, tiene la habilidad de hacer que te pongas nerviosa si tarda en venir, aunque no tengas motivos para estarlo. Jejejeje, di que si, que venga, que venga... Besos.

    La Rizos: Yo también lo digo!! jejejeje, y tampoco tengo ninguna, jeje. Pues si, paciencia, no nos queda otra. Besos.

    Txispas: Que suerte la tuya, ya sabes como me ha tenido mi prima estos días... Pues si, por el momento nos vale con Quiero-quiero. Besitos.

    Acoolgirl: Que suerte... Curioso, la cantidad de primas que hay, jejeje. Y que lo digas, por mucho que te haga sufrir, no se puede evitar el alegrarse una por su visita, jeje. Besos.

    The Inner Girl: Me conozco esos días. Este mes me ha dado duro, hija de p**a, lo que tengo que aguantarle. Beoss.

    Eingel: Jejejejeje, suerte la tuya, que no tienes que lidiar con ella una vez al mes. Eso de descansar, ya sabes que es complicado, jejeje, el deber me llama. Besos.

    Potsis: Jejejeje, bueno, es un aprecio impuesto, no me queda otra. Por mucho que la odie, no sería la misma sin ella, creo que en tal caso ,ahora mismo, seríamos más... jejeje. Besos.

    Marisabidilla: Tanto anuncio antidrogas, pero para aguantar esto, muchas veces tienes que pasarte el día drogada. Yo también espero su desaparición, por este mes... Besos.

    ResponderEliminar
  13. Por lo que veo todas tenemos una prima un poco hija de P.... En mi caso, el primer día que viene a visitarme, me deja muerta de dolor, y la semana previa a su visita me pongo hasta arriba de chocolate, dulces o cualquier cosa que caiga en mis manos. En fin, es lo que toca no?

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Postit: Está claro que todas le tenemos el mismo cariño a nuestras respectivas primas, jejejeje, pero sí, es lo que toca. Besos.

    ResponderEliminar
  15. La mía no es de Cuenca, pero es comunista, y también me trae de cabeza, jajaja.

    Me encantó esta entrada, las que tenemos primas así nos solidarizamos contigo, que para que se te pase el disgusto nada mejor que un poquito de chocolate y que te mimen...

    Me encantó pasar por aquí (llegué de casualidad y mira... me encuentro que tienes una prima clavadita a la mía, jejeje).

    ResponderEliminar
  16. Darthpitufina: La cantidad de gente que tiene primas como la mía, que cantidad de cabronas hay psueltas que nos hacen la vida imposible... Encantada de tu visita, vuelve cuando quieras.

    ResponderEliminar

Si quieres decir algo, ahora es un buen momento...