domingo, 5 de abril de 2009

Un sábado distinto...

Pues sí, lamentáblemente se acaba el fin de semana.

Solo me "tranquiliza" el echo de que la semana que viene solo trabajo tres días, ¡BIEN! A los cuales seguirán cuatro días de una tranquila libertad... Jejejejeje. La jefa se vuelve a ir de viaje...

Con eso de que es Semana Santa y aprovechando que Txispas, Trabajo-Nuevo y Quiero-Quiero suben a Asturias, la Jefa se suma al viaje, teniendo ella unos días fuera de la cuidad, y yo unos de libertad.

Todavía no hay planes definidos, pero me rondan por la cabezita alguno que otro como: ir a la bolera, ir al cine, quedar con mi amigo de "Tomar Café"... No sé que pasará al final, ya se verá. También tiene su parte buena el dejarse llevar y no saber exactamente qué vas a hacer y cuando, improvisar... Ya os iré contando, a medida que se vaya decidiendo el destino (que metafísico ha quedado...).

De todas formas, para esos días de libertad, todavía quedan 3 días y poco, así que centremos en algo más cercano, como por ejemplo, la noche de ayer.

No me levanté con el cuerpo muy católico, ni judío, ni islámico, ni protestante, es lo que tiene el ateísmo, que no te levantas con el cuerpo muy religioso... Estuve a punto de rendirme al cansancio y dejarme caer en la cama hasta el día siguiente, usease, hoy, pero en el fondo quería salir de casa y pasar un rato con mis amigos, reírme, disfrutar, pasarlo bien...

Así que, con la poca energía residual que me quedaba, me acicalé y preparé mi look de "paso de cualquiera que me mire y no le guste mi look", el cual definieron mis amigos como estilo Bronx (pues oye, una visita de vez en cuando a mi antiguo yo, tampoco es pecado ¿no?). Y nos dirigimos los 5, Mejor Amigo, P, A, mi look del Bronx y yo, a la casa que alquila la madre de Mejor Amigo, (a partir de ahora: "el piso", para abreviar que sino...).

Al poco llegó L, y pasamos por el super más cercano a comprar algo antes de cenar (pipas, patatas, sangría, platos y vasos de plástico...). La primera parte de la noche no estuvo mal, pero podía mejorar notablemente, como lo hizo después. Cuando el hambre llamó a nuestra puerta, que no la comida, porque hubo que bajar a por ella, fueron dos a por los Durums, Boreks, Ensaladas y Patatas de turno. A la vuelta surgió el primer dilema, ¿como comía A el arroz sin cubiertos? Muy fácil, con un trozo de tupper haciendo de pala. Segundo dilema ¿cómo comía yo la ensalada sin cubiertos? Con las manos, que para eso están...

Tras recoger un poco, lo justo para dejar hueco suficiente al tablero del Monopoly, comenzó la odisea. Mira que hay juegos de mesa que me gustan, pues hay que jugar al Monopoly, el juego que peor se me da y menos me gusta, y para colmo, salía la última... Madre mía la tragedia se olía en el ambiente...

Para variar, comenzó P con las negociaciones, se ofusca con que tienes que cambiarle la calle, o vendérsela o lo que sea, haciendo tratos que más de una vez habría que apuntar por lo liosos que resultan ser. Mejor Amigo a su ritmo como siempre, construyendo sin ton ni son, casas, hoteles, y eso que no suele llegar a comprar las calles caras, porque si ya es casi imposible pagar un alquiler en una calle de baja categoría, tras poner sus rascacielos, imaginad al otro lado del tablero... A desesperada porque no había jugado nunca y se estaba liando, entre que sufre de una hiperactividad anónima (no la tiene reconocida), se estresa porque tardábamos al tener que negociar tratos y demás, estaba de los nervios. L en el sofá, marmoteando para variar... Y yo manteniéndome como una valiente, no sé ni como, con buenas calles, vamos, las más caras, una casita humilde de estilo asiático en el centro de París y la Aerolínea Monopoly, haciendo algún que otro trato y poniéndome nerviosa con los negocios que querían hacer conmigo Mejor Amigo y P...

Cuando A tuvo que hipotecar todo, y a pesar de ello debía 5 millones, dejamos de jugar e hicimos cálculos de propiedades, quedándome en segundo lugar, detrás de Mejor Amigo, que siempre gana (estoy segura que si el mundo inmobiliario y económico de jugara sobre tablero, él sería el Bill Gates de las transacciones económicas e inmobiliarias).

Empezamos a recoger el piso, y recolocarlo. Cuando parecía que ya estaba recogido todo, nos fumamos un cigarrín y P se volvió loco con la cámara de fotos, apretando el disparador a cada movimiento que hacíamos. De ahí, y de nuestra vena gamberra y jueguista, salió el hacer todos el imbécil delante de la cámara, dejando el automático puesto. La sesión fotográfica fue divertida y de lo más variado. Tras unas veinte fotos chorras, de le ocurrió a A, ponernos todos en el sofá, pero no sentados ni de pie, nooooooo, así no tiene gracia, es más gracioso tumbarnos unos encima de otros... Teniendo en cuenta que eramos cinco, porque mi look del Bronx ya no era look ni nada, y me tocó la primera ronda abajo del todo... Que sensación más, más, más.... AGOBIANTE...

Cierra un momento los ojos, piensa que te tumbas en un sofá algo duro, y que poco a poco, se te van tumbando encima cuatro personas, que para colmo se rien y te hacen reir a tí, haciendo que las vibraciones del primero de arriba vayan desplazándose hasta tí, con más presión a cada movimiento, que haya un momento en el que parezca que la cabeza se te hincha, y los brazos pierden movilidad... Y ahora espera a que la cáma dispare la foto... ¿¿¿Mola eh???

Está claro que estamos mal de la cabeza, y que hay formas más sanas y recomendables para pasarselo bien, más que nada por la secuelas que pueda dejar, pero gracias a esas pequeñas chorradas y tonterias, lo pasas bien, disfrutas de buena compañía, creas anécdotas curiosas y te unes más a tus amigos (nunca mejor dicho en este caso).

Esos momentos son los que te hacen olvidar todo lo malo que te pasa cada día, y te dejan ser tu mismo, sin preocupaciones, sonriente, divertido, y feliz.
Un sábado distinto... Un sábado para recordar...


PD: A, si lees este post, recuerda que nos tienes que pasar millones de fotos, incluidas las de ayer, y que un día acabaré pasando por tu casa para vaciarte el ordenador y llevarme gigas de fotos... Que lo sepas...

10 comentarios:

  1. Está muy bien que te diviertas como mejor te parezca, sobre todo después de una semana como la que tuviste. Eso sirve para romper con lo anterior y volver al trabajo con fuerzas renovadas.
    Y encima con la perspectiva de esas vacaciones...

    ResponderEliminar
  2. Lo del amigo de "Tomar Café"... lo has entrecomillado porque realmente sólo os dedicáis a tomar café... ¿o es una forma de llamar a lo que se suele hacer con los amigos de tomar café? Xd

    ResponderEliminar
  3. Quierodormir: Espero que esta semana se me plante mejor que la anterior, porque sino... Las vacaciones van a traer cola, cada año es más difícil compaginar todas las agendas. Besos.

    Sil: La verdad es que con mi amigo de "Tomar café", solo "tomo café", jejejejejeje. Hay amistad, pero no la misma que tengo con el resto de mis amigos, es una amistad esporádica, que siempre acaba "tomando café"... Jejejejeje. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Joder, ese entrecomillado repetido lo dice todo XD Pues nada, espero que el café sea bueno, porque aunque parezca fácil de hacer, tiene su punto :P

    ResponderEliminar
  5. me alegro mucho de tu felicidad y tus risas. A que te has despeinado???
    Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Sil: Jejejejejeje. Si, es muy bueno el café, podría ser mejor, pero ya sabes, hay que tomarse su tiempo y cultivar bien el grano, poquito a poco mejora el sabor... Jejejeje. Besos.

    CMQ: Muchas gracias corazón. Si, la verdad es que me despeiné bastante y esp que no tenía pensado hacerlo... Besos.

    ResponderEliminar
  7. genial... yo quiero ver esas fotos jajajajaja

    ResponderEliminar
  8. Txispas: Ya te las enseñaré, cuando rapte el pc de A y lo vacíe de todas las fotos que entraron y nunca más salieron... Besos.

    ResponderEliminar
  9. asi me gusta, que lo paseis bien

    (pedir ver estas fotos no me convierten en un salido... vamos avanzando)

    Besoooooos (uprouter segur oque alguno de esos teneis en "hacemos-de-todo"

    ResponderEliminar
  10. Eingel: Muchas gracias. Pues si, pedir ver estas fotos es más decente, jejejeje. Igual las "encubro" y las muestro... Pero es uno de tus sellos de identidad, no serías del todio tu sin esos comentarios... Jejejejeje. Besos.

    ResponderEliminar

Si quieres decir algo, ahora es un buen momento...