miércoles, 13 de mayo de 2009

13 de Mayo, San Pedro Regalado...



Hoy es San Pedro Regalado, sí queridos lectores, patrón (o algo) de Valladolid.


Hoy es fiesta en estas tierras castellanas, fiesta, aunque no para todos. Aquí estoy yo, trabajando en San Pedro Regalado, hay que ver... Esto se debe, más que nada, a que la empresa atiende a gente a nivel nacional, y casi nadie de Valladolid, así que, por mucho que es fiesta local, nos toca currar a algunas, que Txispas se ha librado, que fallos más tontos cometo, ejem...

Sé que solo es fiesta local, pero la actividad real de la empresa hoy es como la de un domingo, no llama ni Rita, no hay jaleo, y da pena estar desaprovechando horas de sueño, relax y tumbing.

La calle está vacía, pasan pocos individuos por aquí, cosa poco usual en estos lares. El autobús estaba vacío, solo cinco personas y el autobusero, evidentemente, me ha acompañado en el viaje. Los coches que transitaban a las 9:45 de la mañana eran la décima parte de lo normal. Un silencio festivo inunda la ciudad, no hay una voz más alta que otra, ni niños saliendo del cole al recreo, ni atascos, ni jaleo en la calle, ni pitidos de coches, una paz inmensa que, a la vez que agradecer en cierta medida, da rabia estar viéndola a esas horas de la mañana, dadas las circunstancias. La gente duerme, descansa, ve la tele, lee un libro, navega por Internet, y yo, de camino al trabajo, con la marca de las sábanas todavía tatuada en la cara, no hay justicia...

Si bien es lógico que no me guste trabajar los festivos, en "estos" en que parece que el mundo está en un día diferente al que vives tú, da más rabia, sentir que todos los que tienen algo que ver con tu negocio, con quienes trabajas o a quien atiendes, estén de fiesta, por el poco "solicitamiento" de cualquier cosa, y tú estés en la oficina mirando como una arañita baja por la ventana, es un nuevo tipo de tortura...

Estamos en San Pedro Regalado trabajando, y quizás pienses que nos están regalando "tranquilidad" por ello, pero lo dudo enormemente la verdad, esas cosas no pasan, es más bien un castigo por los problemillas que ha habido en el trabajo recientemente, al menos esa impresión me da... Sniff.

Ya que me he quejado por tener que "dar el callo" hoy, aprovecho para hacer otra queja, pero esta dirigida al ayuntamiento de ésta, nuestra querida ciudad...

Por regla general, todos los años, vamos, desde que tengo uso de razón, el autobús en San Pedro Regalado, ha sido gratuito, en parte esa era la gracia, por lo de "Regalado"... La cosa es que el azar ha hecho que este año, el primer 13 de Mayo que trabajo en toda mi vida, el autobús deje de ser gratuito... ¿Mola eh?

Esta mañana me he dirigido al bus, con prisa, como de costumbre, y cuando ha abierto la puerta, he subido, y, con gran disimulo, esperado unos segundos a que me diera el billete gratuito, pero me he percatado de la cara del señor conductor y deducido que el pasaje de hoy, me tocaría pagarlo igual que ayer, e igual que mañana. No me digáis que no parece que el azar me ha hecho una jugarreta, que día más injusto...

A continuación os dejo un poco de la historia de San Pedro Regalado, por eso de culturizar a las masas, como me gusta que me culturicen a mí, la información está sacada de aquí:

Nació en la vallisoletana Calle de las Platerías. En 1403 entra en el Convento de San Francisco a pocos metros de su casa natal. Con tan sólo quince años, ya acompañaba en sus viajes a fray Pedro de Villacreces, fervoroso franciscano que además de fundar el monasterio de La Salceda en Tendilla, impuso la estricta observancia en la regla. En uno de ellos, alcanzaron La Aguilera (Burgos) con la intención de fundar un nuevo convento que renovase la Orden franciscana.

En La Aguilera se dedicará Pedro Regalado a las más diversas labores, destacando el cuidado de los pobres. Fue ordenado sacerdote a los veintidós años y a los veinticinco acompaña de nuevo a fray Pedro de Villacreces, ésta vez a El Abrojo (Laguna de Duero, en la provincia de Valladolid) para fundar otro convento, donde debido a su fama de santo será consultado con frecuencia por miembros de la nobleza.

Al fallecer fray Pedro de Villacreces en Peñafiel en 1422, Pedro Regalado fue puesto al frente de los conventos reformados a la estricta observancia. Su fama de santidad fue creciendo de forma rápida, llegando a atribuirsele episodios de bilocación y se extendió incluso después de su muerte tanto entre el pueblo como entre las clases poderosas, llegando a visitar su tumba en el Santuario de la Aguilera la reina Isabel la Católica.Fue canonizado en 1746 por Benedicto XIV y ese año se le declaró patrón de Valladolid. Su fiesta se celebra el 13 de mayo.

En nuestra ciudad se erigio el 13 de mayo de 2004 (día de su festividad), una estatua en la Plaza de El Salvador, obra en bronce del escultor Miguel García Delgado.

Feliz San Pedro Regalado, a ver si a vosotros os regalan algo, porque está claro que el patrón también está en crisis, y que no tiene ni para el autobús...

10 comentarios:

  1. bueno... a veces toca currar en festivo, y la verdad es que no es nada facil. Pero bueno, asi es la vida

    Y es cierto, la ciudad en una mañana de fiesta es una maravilla (claro que mcuha gente jamas la ha visto)

    Besooooos

    ResponderEliminar
  2. No he estado en Valladolid jamás (si, me avergüenza pero me quedan algunas ciudades españolas por conocer...) y no tenía idea de que hoy es su fiesta. Disfruta lo poquito que puedas, qué faena currar en festivo...
    Lo mejor al revés, al menos a mí me encanta, las escasísimas ocasiones que puedo pillarme un día libre, pasear por Ciudadondevivo mientras el resto del mundo sigue su día normal. Qué gustazo.
    Besos y feliz San Pedro Regalado.

    ResponderEliminar
  3. Eingel: Sí, así es la vida, pero lo que jode...
    Afortunados los que no conocen esa sensación, jejeje.
    Besos.

    CMQ: Tampoco es que sea la ciudad más maravillosa del mundo, pero es mi ciudad, y me gusta, ya sabes, ponlo en tareas pendientes. Eso de disfrutar un poquito, me da a mí que no, cuando salga de aquí, directa a la cama, que estoy como un trapito viejo.
    Eso de ver que todo el mundo trabaja y tu vagas a tu antojo por la calle sin responsabilidades laborales sí que sienta bien, jejejeje, chinca ¿no? jejeje. Besos.

    ResponderEliminar
  4. A mi me han regalado la noticia de que se me acaba el contrato a fin de mes, cosas de la vida. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Pues que conste que el que yo no trabajara hoy ha sido cosa tuya y sólo tuya sin ninguna coacción por mi parte, jajajaja.

    De todas maneras, los días de fiesta, en nuestro trabajo, cuando me toca a mí, aprovecho para acabar esas "mariconaditas" pendientes, organizar el siguiente día laboral, adelantar tareas...

    Aunque yo también soy de la opinión de que éste día ha sido un castigo, mira tú por dónde...

    Besotes, a ver si mañana te levantas menos trapito... ;)

    ResponderEliminar
  6. 31 años aquí y me entero ahora que el autobús ERA gratuito...

    ResponderEliminar
  7. Ralph: Lo siento... Espero que se solucione pronto la situación. Besos.

    Txispas: Para que luego no digas que no te tocan días libres, ejem... Besitos.

    Marisabidilla: Pues ya ves, por cuestiones de la crisis nos hemos quedado sin bus gratuito en San Pedro Regalado, cuando más falta hacía eso de que nos regalaran algo... Besos.

    ResponderEliminar
  8. Pero chica, dónde te metes???? estás bien???

    ResponderEliminar
  9. Eingel: Si, lo siento, sigo aquí, aunque más para allá que para acá... Ejem... Besos.

    CMQ: Pues eso me gustaría saber a mí, al menos saber que hago con mi tiempo que no consigo distribuirlo como debería... Prometo volver más a menudo, y visitaros también con más frecuencia... Si que estoy bien, gracias por preguntar. Besos.

    ResponderEliminar

Si quieres decir algo, ahora es un buen momento...