miércoles, 8 de julio de 2009

Maravillas de la sociedad actual I

¡No apto para estómagos muy sensibles o impresionables!


Ser mujer implica muchas cosas, unas biológicas, otras psicológicas, otras personales y otras sociales...

Está claro que la sociedad impone sus propias normas, que, aunque seamos personas independientes, originales y auténticas, hay que acatar. No por unirse al borreguismo de muchos, sino porque son cosas que, por mucho que quieras reivindicar tu individualidad, debes hacer, sobretodo en el caso de las mujeres. Una de esas cosas de las que una mujer del siglo XXI no puede escapar es de: La depilación.

Existen diferentes métodos, no voy a hacer una tesis al respecto ya que deduzco que conocéis los diferentes procedimientos, tanto hombres como mujeres, que estamos en la era de la información, hombre ya!! (De todas formas, quién desee ampliar información, que se ponga en contacto conmigo a través del e-mail, estaré encantada de informar).

He de decir que yo uso dos métodos distintos, dependiendo de la ocasión, y el tiempo de lucimiento previsto. Si me voy de vacaciones, en verano sobretodo, prefiero la cera, más que nada para olvidarme hasta la vuelta de lo que es la depilación, quitarme una cosa de la cabeza...

Si por el contrario, el periodo de lucimiento es más corto, como un día de piscina, vestir un atuendo concreto, una "noche de café", o similar, me decanto más por lo rápido, para salvar el momento, para resultados óptimos en poco tiempo y en cualquier momento y lugar, mi elemento entonces es la cuchilla.

Cada uno prefiere unos métodos, y por sus efectos son mejores unos que otros, pero también hay que analizar la situación y ver a cual de ellos podemos acceder en cada momento.

De eso va este post, de un día con prisas mañaneras, que se antoja caluroso y piensas rápido en un modelito acorde, y con la misma rapidez con la que has pensado el atuendo, te depilas con la cuchilla que "se adapta a tus curvas de mujer"... Ese es el problema, que las prisas nunca son buenas, y menos si tienes un utensilio cortante en las manos, por mucho que digan que se adapta a tus curvas y formas, no es buena idea, os lo digo yo...

Lo inevitable sucedió, la cuchilla penetró en la piel más de lo debido, sin apenas notarlo, de pensar que era un rozón corriente, a descubrir que más que un cortecillo parecía la disección de la piel de mi pierna... Un trozo de la piel se separó del resto en un segundo, sin poder remediarlo.

De pronto la consecuente hemorragia, y al ser un buen corte, abundante. Con los párpados todavía pegados y las prisas llamando a la puerta, me abastecí de lo necesario, piedra de sal (soy toda una experta en cauterizar pequeñas heridas con mi piedra maravillosa, antes de hacer nada, hay que detener la hemorragia), agua oxigenada y yodo. He de decir que la piedra de sal cauteriza, sí, por supuesto, para eso está, pero nunca había escocido así, también tengo que añadir que nunca me había hecho un corte similar, así que ni me imaginaba lo que iba a molestar.

El nivel de molestia-escozor-sufrimiento-delirio hizo que las lágrimas se me saltaran, y que diversos alaridos salieran desde la garganta. Increíble, ni que me hubiera cortado la femoral y estuviera cauterizando con un hierro candente.

Una vez resolví el escape, desinfecté, que aunque la cuchilla es mía y solo mía, nunca se sabe qué ha podido caer en ella o qué puede tener que no se vea. Pensé que ya estaría, que con el tiempo, evidentemente, se cubriría con una costra, que poco a poco iría desvelando mi nuevo trozo de piel recién nacida. Qué equivocada estaba...

Por lo visto cauterizarla y desinfectarla no era suficiente, y se infectó a la semana, tócate la... punta de la nariz. Ganas de ir al médico ninguna, así que recurrí a la sabiduría de la farmacéutica del barrio de mi yaya, ya que estaba por allí, a ver que me decía. Me tranquilizó el que no pusiera cara de espanto, ni alarmada me mandara dando botes al médico, en lugar de eso, me dió una crema antibacteriana o algo parecido para quitar la infección. Me dijo que a la semana me diera aceite de Rosa Mosqueta para que cicatrizara antes y mejor.

Así que hoy, una semana después he ido a comprarlo. Ya tiene mejor pinta mi herida de guerra bellecil, menos mal... Solo espero que el aceite rosado éste haga bien su trabajo y cicatrice pronto, al menos para que pueda disfrutar de los baños piscineros que surjan. No os muestro una foto, porque ya me parecería excesivo, y no es plan, aunque sea una forofa de las heridas, cicatrices y rasguños, será por mis estudios, menudo libro nos llevaron a clase para aprender a imitar casi todo tipo de heridas y contusiones (ese cápítulo lo dejamos pendiente, en ese de trayectoria profesional que prometí hace dos o tres post), creo que con los datos ofrecidos ya podéis imaginaros el tema...

Siento el post escatológico. Mi principal propósito era advertiros tanto a mujeres como a hombres, por qué no, del peligro de las prisas en momentos poco idóneos. Es mejor llegar tarde, que llegar con un cacho menos de uno mismo.

La belleza requiere su tiempo, su dedicación y planificación, si no puedes ponerte algo porque no está preparado tu cuerpo para ello, y el tiempo no te sobra, no lo intentes, vuelve a abrir el armario, encontrarás algo que ponerte que no implique una sesión de belleza super-express.

Por cosas como estas me cago yo en la sociedad y en la femineidad de mis piernas coño, que como un día me harte, dejo de depilarme y me cambio el nombre por Joder-Qué-Chiwuaka...


12 comentarios:

  1. jajajaja Joder.qué.Chiwuaka??? jajaja no te veo yo en plan yeti...

    ResponderEliminar
  2. CMQ: Jejejejeje, puff, un corte más de éste tipo y me lo planteo enserio, así ahorro en cuchillas, cera, tiempo y hasta pantalones incluso... Jejejeje.

    ResponderEliminar
  3. juas! Chiwaka??? me parece que tu genética no te acompaña, aunque no te volvieras a depilar, creo que no podrías pasar por Chiwaka... lo cuál es un descanso ;D

    ResponderEliminar
  4. ya se que no es cierto y no lo son... pero ¿has pensado en los tratamientos definitivos? Yo estoy planteandomelo para la barba... que obviamente tengo que "depilarme" esa zona... y es algo que no me gusta nada

    Besoooos (riumper)

    ResponderEliminar
  5. Eingel: La verdad no me lo he planteado como una "solución", no es definitivo, tiene un coste elevado, es un coñazo y acabas oliendo a puerquito cuando sales... Sinceramente, no creo que sea muy recomendable para la barba, también es latoso y demás, pero puede que con el laser fuera peor... Y oye, un poquito de barba puede quedar bien si está bien arreglada...
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Jejejejejeje, qué bueno, Joder-Que-Chiwaka, jejejejeje.

    La verdad es que la depilación tiene que ser un coñazo soberano, aunque bueno, afeitarse también lo es (yo creo que no llega al mismo nivel, pero una amiga afirma que sí, así que la creeré), aunque gracias a la sauna es mucho más llevadero.

    Un besito

    ResponderEliminar
  7. Oscuro: Lo es... Inviertes mucho tiempo y muchas preocupaciones, que si mira que me ha quedado un pelito, que si tengo x plan y yo con éstas piernas, que si yo no puedo ir así, que si empieza a rascar... Horroroso...

    Depilarse siempre es un coñazo, y afeitarse también, aunque no e slo mismo ver a un hombre con barba porque no se ha afeitado ,que ver a una mujer con las piernas peludas porque no se ha depilado, una cosa está bien vista, la otra no...

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Vaya tela!!! Me has hecho recordar que cuando mas prisa tengo peor van las cosas.

    Y me digo a mi misma: VISTEME DESPACIO QUE TENGO PRISA!!!

    Una de las veces que me he depilado con cuchilla, me lleve medio dedo del pie, si me quise rasurar hasta aquellos pelitos de los pies para que con las sandalias se vieran bonitos, y me lleve un cacho, me costo que se curara, y eso hace tiempo y aun lo recuerdo.

    Creo que no he vuelto a coger una cuchilla para las piernas, aunque me hago las axilas con cuchilla, ya que a la cera me salen "golondrinos", y como tengo poco bello, acabo antes.

    A las piernas voy a depilarme a la cera caliente... y voy bastante a menudo, casi cada tres semanas.

    Tengo obsesión por los pelos, siempre me veo mas de los que tengo!!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. Vicky: Yo también me lo digo, pero no funciona, jejeje. Ufff, eso del dedo debió de doler un huevo... Madre mía... Yo la cera me la hago cuendo voy de vacaciones, para olvidarme, sino no, es más rápida la cuchilla, aunque más peligrosa, eso sí, las axilas con la cuchilla todo el año, que no me gusta dejar que crezca como para quitarlo con la cera.
    Yo también estoy obsebinada con el vello, me pone nerviosa :S

    Besos, y bienvenida, estás en tu casa.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por decirme que estoy en mi casa estando en tu blog, lo mismo te digo nueva amiga.
    Hasta prontito, te mando unos besitos.

    ResponderEliminar
  11. Ufff niña, qué dolor!!

    Yo me he hecho alguna vez un rocecillo... pero nada comparado con lo que cuentas!! Aysss!!

    Eso de la piedra de sal nunca lo había oído, me tendrás que explicar qué es y cómo conseguirla!!

    Un besazooo

    ResponderEliminar
  12. Acoolgirl: Y que lo digas...

    Yo ya me he preparado unas cuantas, pero ninguna como ésta, aunque mirado por el lado bueno, ya sé cómo es mi dérmis...

    La piedra de sal viene en diferentes formatos, bien en barra (es como una "estalactita" de sal, con textura rugosa, con tapita, muy práctico para llevar de viaje, pero hace daño al no ser liso), la crema (tiene "nosequé extractos de algo que hace casi el mismo efecto) y piedra (es una piedra rectángular, lisa, pulida, molesta menos al ser lisa, ya que al mojarla un pelín, resvala por la herida sin dificultades). Tanto la barra como la piedra las puedes adquirir en tiendas de cosmética o perfumerías (Bodybell, The Body Shop...), aunque supongo que en el Corte Inglés también la encuentres, al igual que en las farmacias, que será más fácil que tengan la crema...

    Y éste es el consejo de estética de hoy, espero que sea de utilidad... jejejeje.

    Besos;)

    ResponderEliminar

Si quieres decir algo, ahora es un buen momento...