lunes, 27 de junio de 2011

¿Calor? Pero qué cosas tienes...

Ésta mañana desperté fresquita en mi cama, a la sombra de los pi...., ah, no, de los pinos no, ejem, a la sombra, dejémoslo ahí. Me desperté fresquita, hasta que me levanté de la cama y fui a desayunar...

Tengo la ventaja de vivir en un noveno, que de ventajas tiene pocas, porque sí, muy buenas vistas y eso, pero en cuanto al frío, el viento y el calor, y demás fenómenos atmosféricos, y no atmosféricos, no es el mejor piso, pues si hace frío en la calle, nos visitan los pingüinos del barrio, si hay aire, mi casa parece Cuatro Vientos, y si hace calor, ésto parece una sala de espera de Pompeya... En cuanto a fenómenos no atmosféricos, ni decir tiene la gracia que me hace cuando el ascensor está estropeado y me toca subir andando, justo ese día en el que más cansada estás, vienes cargada y encima, para más "inrri", te meas... Vamos, me descojono, se oyen las risas a 200 metros de distancia... Aunque bueno, en caso de no haber necesidades fisiológicas de por medio, no será la primera, ni la última vez que llamo al servicio de averías y espero en el portal hasta que vienen y lo arreglan (si vivieseis en un noveno lo entenderíais...).

Pues eso, a lo que iba, que me liáis... Me desperté y fui a desayunar, cosa que hago con bastante frecuencia por cierto, como que lo tengo por costumbre, llamadme rara... En el momento en el que salgo de la habitación, voy notando poco a poco como los grados van subiendo. Cuanto más me acerco al lado norte de la casa, al más abierto, más calor hace. Al entrar en la cocina ya ni me acuerdo de cómo era esa sensación de recién levantada, fresquita, de la cama. Me preparo el Cola Cao y el almuerzo, metiendo unos segundos la cabeza en el frigo, con la esperanza de reanimarme, y como era de esperar, sin éxito.

He decidido comprarme un minifrigo para la habitación, para no tener que ir a la cocina a por el desayuno, y que así esa sensación agradable de recién levantada dure un poquito más, al menos hasta la hora del cigarrito post-desayuno. Que esa es otra, vale, ya he desayunado (siempre voy a por el desayuno, me lo llevo a la cama, desayuno y me voy a fumar a la galería, muchos dirían que me doy un paseo a lo bobo, pero de costumbres más raras se ha oído hablar...), pero ahora me voy a fumar el cigarrito, y si ir a la cocina ha sido duro, salir hasta la galería, será peor, sobretodo por ese efecto invernadero que ofrece el tener cerrada la galería. Según salgo, una patada de calor me agrede, bueno, pues abro la ventana, JA, como que voy a solucionar algo así... Efectivamente, no soluciono nada, y no sé que es peor, si el calor con la ventana cerrada, o abierta... Pues la abro, al menos así... ehm... oigo la calle?

Tras leerme el 20Minutos en el móvil, revisar el correo y echarle un vistazo a mi Twitter mientras fumo el cigarrito (hay que ver lo que da de sí algunos días), voy a mirar el armario y reírme de él, porque muchos días es lo mejor que puedo hacer, ¿porqué no me compraría yo un traje de neopreno con refrigeración asistida? En fin, ya me he peleado con el pelo, y como era obvio, ha ganado él, estoy vestida, con el bolso colgado y el móvil en la mano, nos vamos... ¿A dónde? ¡A la puta calle, a pasar calor!

Y así pasa el día, en la oficina muerta de caló, sin fuerzas para hacer nada, y mucho menos que requiera un esfuerzo físico, no vaya a ser que me de más calor...

Tras la jornada laboral, y tras esperar el millón de minutos de turno al bus (al solito, no vaya a ser que me resfríe), vuelvo a casa por la sombra, la que me invento, porque no hay, no quedaba hoy en el mercado (eso me pasa por no madrugar más, que me quedo sin las mejores ofertas), y ¿ahora qué? Pues has llegado a casa a las 16.30, con más hambre que Falete en Supervivientes, ¿qué vas a hacer? Pues lo que hice yo, comer, coño, comer....

Ahora, mientras me acabo un envase de helado de chocolate, el cual seguramente empezaría el año pasado, que está ultra congelado y con escarcha, pero lo mismo da, espero en la sombra de mi habitación, tras la persiana bajada, hasta que anochezca, y pueda despegarme de la silla...

¡Cuánto calor hace! Alerta amarilla dan en Valladolid por el calor, y esos nubarrones que he visto antes han desaparecido, con lo bien que venía hoy un día a lo "I'm Singing in the rain"...

Ójala que llueva café en el cam..... NO, que llueva agua, que el café seguro que para joder cae caliente...



Buenos calores a todos...

1 comentario:

  1. Te sorprenderá, pero yo he vivido en un noveno. Pero eso fue hace ya más de dos décadas, y entonces aun tenia fuerzas para subir las escaleras

    Ahora vivo en un tercero

    Te diré que el calor aqui tampoco está cojo... ayer se prendió fuego un autobús porque el calor sobrecalentó el motor.

    En fin, que espero que solo sea unos dias, porque como tengamos que pasar todo el verano asi... no aguantamos ni dentro del congelador

    Besooooooos ardientes, por supuesto (todo echa fuego en esta época)

    ResponderEliminar

Si quieres decir algo, ahora es un buen momento...