viernes, 19 de agosto de 2011

La otra mejilla (Segunda parte)


Siguiendo con el post anterior, y con las opiniones llenando mi mente, continúo...

Las provocaciones, de ambos bandos, son reprochables. Sí, sí, habéis leído bien. Tanto las enviadas por los peregrinos y católicos -pues se pasan el amor al prójimo por el forro de la mochila-, como las enviadas por los manifestantes laicistas. El segundo caso, a mi parecer, el más preocupante...

Entiéndase desde ya mismo, que estuve a favor de la manifestación en todo momento, pero una cosa es manifestarse en contra de algo, y otra, pasarse la libertad de expresión y credo por el forro de la pancarta... ¿Porqué ensañarse con los peregrinos, si ellos no tienen ni culpa ni pena? No hay motivo para entrar al juego ante provocaciones, ni para ser el primero en tirar el insulto. Está claro que hasta la tolerancia tiene unos límites -cosa que siempre me ha intrigado, ¿un tolerante tiene que tolerar todo, hasta la intolerancia? #preguntasfilosóficas-, pero hay que darse cuenta que, actuando de ésta manera, se pierde credibilidad y razón. Aunque se tenga la razón, si las formas se pierden, no hay derecho a ser escuchado.

En las manifestaciones y movilizaciones de los últimos meses, se han pedido muchas cosas, al menos con la mayoría estoy de acuerdo, pero lo que siempre ha estado en mi Top Ten, es la libertad de expresión. ¿No creéis que si se azuza a personas porque su credo es Católico, no es proteger la libertad de expresión? Pienso que proteger o luchar por los derechos de las personas es algo importante, pero de TODAS las personas, dejemos de imitar el sistema que queremos cambiar, y no sigamos seleccionando a dedo. 

Nos consideramos progresistas, tolerantes, amantes de la libertad y demás términos modernos, pero muchas veces se nos olvida aplicarlos al día a día, y se cae en actuaciones como las del martes pasado. Increpando a los peregrinos, y, en algunos casos, acosándolos. ¿Sólo veo yo el fallo?

La actuación de la policía, como viene siendo habitual últimamente, se vuelve indignante, vejando el término "Fuerzas de seguridad", y convirtiéndolo en "Fuerzas del miedo". Primero separan distintos bandos, luego filtran camisetas amarillas, después acorralan a los manifestantes, y por último cargan, retienen y detienen al pueblo que nos da de comer. 

Aquí dejo clara otra cosa, obviamente, si se está amenazando el orden público de forma violenta, podría ser de ley que la policía actuara de la misma forma, pero cuando no está siendo así, las agresiones y abusos están ilegitimados. Igualmente, como ya indiqué en un post anterior, los agentes de policía deben ir debidamente identificados y/o identificarse -con su nº de identificación- si los ciudadanos así lo solicitan, por mucho que un uniforme resulte obvio, por ley deben hacerlo, y éstos días, difícil es ver un agente identificado adecuadamente.

Ante las cargas policiales, agresiones, retenciones y detenciones injustificadas, y carecer de un número de identificación, se hace muy difícil denunciar a los culpables, por lo que la única solución es denunciar al cuerpo de policía al completo -que para ser sinceros, no creo que valga para nada, aunque se aporten pruebas gráficas de la agresión-. Muchos estamos de acuerdo que las cargas policiales han sido violentas, sin previo aviso, y desmedidas, pero... No siempre han sido sin provocaciones. 


Desde el principio de las protestas sociales activas, se ha dejado claro el carácter pacífico de éstas, entonces... ¿porqué hay descerebrados que agreden o tiran objetos a los policías? ¿No se dan cuenta de que están dando motivos para que la policía cargue, de que se está perdiendo, desde ese mismo instante, la razón y el derecho a ser escuchado? Cualquier tipo de agresión da pie a que se reaccione, de una u otra manera.

Por otra parte, que no me acordé de indicar en el post anterior, la SGAE correrá con los gastos de derechos de autor de la JMJ.... ¿Cómo os habéis quedado? Están derrochadores, ¿eh? Al Vaticano le eximen de pagar derechos de autor, y al resto de la gente nos rapiñan derechos de autor hasta por cantar en la ducha.

Dicho todo ésto, vamos a las conclusiones o reflexiones finales...

La libertad de expresión es para todos. Siempre habrá alguien que, a pesar de defender las libertades, no defenderá las libertades de los que van en contra de las suyas. Siempre hay que tener presente la sabia frase de Voltaire: "No comparto tus ideas, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlas".

La Iglesia Católica tiene un favoritismo en éste país, de dimensiones bíblicas, y nunca mejor dicho.

El Estado se pasa la Constitución, en varios artículos, por el forro de los políticos.

Hace 36 años que éste país vive sin Franco, y llevamos 33 con la misma Constitución. De una extraña forma, estamos reviviendo situaciones dignas de hace 40 años con los grises, y nuestra Constitución está obsoleta en muchos sentidos. Ya es hora de un cambio, notable, positivo, hacia delante, un cambio en el que el pueblo tenga por fin el poder de las decisiones, es hora de una democracia verdadera, ahora nos toca hacernos escuchar, pero siempre desde el respeto y la educación, pues se predica con el ejemplo...

Creo que ya hemos puesto la otra mejilla demasiadas veces, y a mí ya me duele el cachete. Ahora tiraremos la primera idea...

Os dejo aquí y aquí, unas joyitas de Tweet, juzgar por vosotros mismos, yo ha he dicho suficiente.


Ains... Si Franco levantara la cabeza... 

Buscad las 7 diferencias...

Se daría con la tapa...   


4 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo

    Lo de la libertad de expresión, está claro que tenemos derecho a defender cualquier idea, siempre que no esté en el campo de la ilegalidad, y se haga con respeto a las demás opiniones

    Ya he dicho en otra ocasión que estoy de acuerdo al noventa por ciento de las ideas del 15M, hay cosas que no comparto (imposible estar siempre de acuerdo en todo)

    Y una cosa que no me gusta de los que organizan muchas de las cosas (y cada vez me gustan menos, ahora que leo muchas en twitter), es su condescendencia, su aire de superioridad, su posesión de la verdad absoluta (mata al poseedor de la verdad: miente). Creen que por tener buenas ideas y no promulgar la violencia, ya son mejores que todos los demás.

    Se hacen las victimas, no se sienten representados, pero tampoco permiten que nadie lleve sus ideas al Parlamento. Como el perro del Hortelano.

    (en esto he hablado en tercera persona porque 1- no estoy de acuerdo en esto y 2-hablo de los que llevan la comunicación del movimiento)

    En cuanto a la identificacion de los policias... deben estar convenientemente identificados. No lo están. Si no se puede identificar al poli que ha pegado la hostia, se puede denunciar al jefe de la unidad por permitir ilegalidades en su unidad, y por encubrir. Y si no es cesado, al responsable de su posible cese... y si no al siguiente y al siguiente...

    En fin, no te aburro más

    Besoooos

    ResponderEliminar
  2. EINGEL: No hay que confundir términos... el 15M es una cosa, y la manifestación laica, otra. El que haya gente de uno en lo otro, no quiere decir que sea lo mismo, eso hay que tenerlo en cuenta, que luego nos quejamos de que se sesga la información.

    Obviamente, denuncias a uno, sino al siguiente y así hasta llegar al máximo responsable, pero se yo hasta qué punto es efectivo, si ahora se plantean investigar la SUPUESTA acción injustificada de la policía. Cuando empezamos negando evidencias, mal vamos...

    ResponderEliminar
  3. A mí me parece que la sociedad está cada día más radicalizada, cuanto más tiran unos hacia un lado, más tiran los otros hacia el otro, el punto de entendimiento y de concordia parece que se perdió hace tiempo, pero no en este frente, sino en muchos otros.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. OSCURO: Creo que en parte tienes razón... Cada uno tira hacia su lado, y no busca llegar a un consenso, lo queremos todo, tanto unos, como otros, y no alcanzamos a ver que nunca llueve a gusto de todos.

    Besos.

    ResponderEliminar

Si quieres decir algo, ahora es un buen momento...