lunes, 1 de agosto de 2011

¡Levántate y piensa!

El viernes tenía un tema, intenso él, y las ideas se me agolpaban en la cabeza, pero por falta de tiempo no lo escribí. Y cuando pude hacerlo, ya no había tantas palabras, y las que quedaban carecían de fuerza.

No es línea de éste blog hablar sobre política o temas sociales, y no porque una no esté interesada, o no tenga nada que decir al respecto, realmente desconozco el porqué nunca -pues no recuerdo haber escrito algo de éste estilo aquí- he tratado el tema, ¡con todo lo que tengo que decir!

Hoy quizás se me ha presentado de nuevo el gusanillo, y no he evitado que éste salga, aunque sólo sea por un breve espacio de tiempo. Ante todo he de indicar que, a pesar de las ideas que pueda tener, el respeto es uno de mis principales valores, ya sea en éste tema, o en otros, por lo que espero lo mismo de vosotros. Yo expongo mis pensamientos, mis ideas, y vosotros escucháis -siempre si queréis hacerlo, claro está- y luego será vuestro turno de hablar, si así lo creéis conveniente, y yo, atentamente, escucharé lo que tengáis que decir. 

Aclarado ésto... comienzo con el post (no os pensaríais que había empezado ya, ¿verdad? jajaja, qué si lo pensabas... Ains, qué ric@...).

Todos estamos al tanto de la "revolución", o intento de ésta, que está teniendo lugar en nuestro país -además de en otros muchos lugares, pero centrémonos en el país-, y todo el mundo tendrá ya, supongo, una imagen forjada sobre ello. Desde mi humilde opinión siempre, es increíble lo que un pensamiento común, o más bien unos cuantos, han unido a tantísimas personas, de tantos lugares. Cómo se ha demostrado que la gente no se conforma, que tiene motivos para luchar, y así lo representa.

En éste post no quiero tratar del movimiento en concreto, cosa para la que habrá otra ocasión, sino de la idea de no conformarse, de saber que precisamos un cambio, de ser conscientes de que no avanzamos hacia un futuro, sino que frenamos el progreso, limitando día tras día lo que años atrás consiguieran nuestro padres o abuelos. Es responsabilidad nuestra, opino, no dejarse llevar, alzar la voz cuando no se nos está escuchando, reclamar nuestro derecho a intervenir en lo que nos incumbe, en definitiva, participar en la democracia, pues de eso se trata ésta, de que participemos en la toma de decisiones.

Dando un ciberpaseo he topado con un vídeo de hace nada menos que 12 años, en el que Julio Anguita habla sobre la necesidad de cambios, sobre la rebeldía del pueblo... De ésto hace más de una década, pero ciertamente puede parecer que fue escrito y pronunciado hace pocos días u horas (es un poco largo, pero merece la pena), que ha conseguido ponerme la piel de gallina...


Por otra parte, aquí, he encontrado un post bastante interesante, sobre la democracia suiza y su voto vinculante, echadle un vistazo, está interesante.

Y aquí, podréis ver un texto interesante sobre consulta popular y democracia directa.

En otra ocasión hablaré más sobre éste tema, y otros relacionados, pero por ahora le pongo el pause, pues tampoco se trata de escribir un tratado de un tirón.

Os dejo que reflexionéis sobre ésto, y os animo que me hagáis partícipe de vuestras opiniones, como yo lo he hecho con las mías. No lo olvides... ¡Levántate y piensa!

6 comentarios:

  1. Por fin puedo comentar...

    es una buena cura de humildad ver que nuestras ideas "originales" ya llevan tiempo en el mundo...

    sobre los indignados, estoy de acuerdo en muchas cosas, pero obviamente no en todas. A ver si me centro y me explico un año de estos

    No se si llegaremos a algun sitio, pero al menos, algo hemos hecho. Pero que no se quede aqui



    Besoooos

    ResponderEliminar
  2. Lo curioso es que a pesar de que nos creeos "muy modernos", la humanidad se sigue enfrentando exactamente a los mismo problemas a lo largo de la historia.
    Ahora que estoy con Guerra y Paz, me sorprendé ver como los campesinos aceptaban pertenecer a sus condes y principes, pagar sus tributos y no tenían ni derecho a las escuelas, ni a la sanidad, su vida valía menos que nada. Luego empezaron las reformas y eso escandalizo a las clases nobles, que no creían al pueblo capacitado para tal responsabilidad.
    En realidad, ahora es algo parecido, tenemos una libertad, entre comillas, pero libertad al fin y al cabo, hemos llegado hasta aquí, hemos conseguido igualar ligeramente a las personas, y sin embargo, nuestro conformismo, nuestra perdida de derechos parece no despertarnos.
    siempre creeré en las izquierdas, un poco en la utopía comunista, en los derechos de todo el mundo, peor en el fondo, mi corazón, sabe una cosa, el poder sigue estando en manos de unos pocos.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que en el fondo lo importante es apagar la tele y empezar a pensar, aunque sea para discrepar, para no estar de acuerdo, con este movimiento u otro.

    Las cosas no se solucionan bajo el aire acondicionado de mi salón,

    ResponderEliminar
  4. EINGEL: Si, quizás una cura de humildad, pero también se me plantea como un problema, pues ¿no hemos avanzado? ¿No hemos cambiado lo que, desde hace décadas, deberíamos?

    Primero hablas de los "indignados" como algo externo, y luego como algo propio con "algo hemos hecho"... Si, deberías centrar tus ideas ;)

    Besos.

    REBECA: Eso es! Tras años y años de "evolución", seguimos casi en el mismo punto en el que comenzamos, y es triste.

    Totalmente de acuerdo, nada que añadir.

    Besos.

    ERIWEN: Pensar siempre es importante, y necesario, pero está infravalorado. Mucha gente ha sucumbido a la "programación" sin plantearse el porqué de las cosas y rebelarse ante las injustas.

    Si se solucionaran en tu salón, estaría ya mismo pidiéndote alojamiento en él...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Yo soy un indignado... aunque no siempre este de acuerdo

    Y es que no hay nada perfecto

    Muaks

    ResponderEliminar
  6. EINGEL: Eso ya me parece concreto ;)

    ResponderEliminar

Si quieres decir algo, ahora es un buen momento...