martes, 2 de agosto de 2011


Saliendo del bar una mujer, con un grado de alcohol en las venas indescriptible, dando traspiés, llega a su coche, un BMW, precioso, elegante, y al no poder abrirlo con las llaves, se cae sentada en la acera.

Como no llevaba ropa interior, al caer sentada al suelo, mira hacia abajo, ve su sexo y dice:

- Por ti, tengo el coche que siempre quise.
- Por ti, tengo estas joyas.
- Por ti, tengo dinero.
- Por ti, tengo viajes.
- Por ti, tengo a cualquier hombre.

En eso, y a consecuencia del grado de alcohol en sangre, se mea...

Asustada, mira haca abajo y dice:

¡¡No llores coño!! ¡¡Si no te estaba regañando!!

Y es que... hay veces que no reaccionamos como deberíamos...

4 comentarios:

  1. EINGEL: Es una forma de verlo...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. OSCURO: Jajajajajaja, no... Yo no soy rubia... Jajajaja. No, enserio, no recuerdo haberme meado nunca encima, y mucho menos hablar con mi vagina...

    Pero la idea final, sí.

    ResponderEliminar

Si quieres decir algo, ahora es un buen momento...