miércoles, 21 de septiembre de 2011

Cadena de favores [EDITADO]

[EDITADO AL FINAL]



Puede que conozcáis el concepto, que os suene haberlo oído en algún lado, que hayáis visto la película con el mismo título, incluso que soñéis con un mundo utópico donde un concepto así sea posible...

La famosa cadena de favores tiene el siguiente procedimiento: yo hago un favor a tres personas que lo necesitan pero que, por el motivo que sea, no lo piden. Cuando hago ésto, lo hago sin esperar nada a cambio, más que el simple hecho de ayudar. A su vez, las tres personas a las que he ayudado, ayudan a otras tres personas. Esas tres personas a las que han ayudado cada una de las personas ayudadas por mí -parece un trabalenguas, lo sé-, hacen lo mismo, y así sucesivamente, sin ningún límite...


A través de Facebook, he encontrado una iniciativa local -aunque gracias al mundo 2.0 es posible, como ya ha sucedido, que las fronteras o los océanos no sean un gran impedimento- para hacer algo similar (Cadena de Favores Valladolid). No sigue los mismos parámetros que la película -y podríamos decir, idea original-, pues se trata de hacer favores a quien lo necesita, sin que la persona ayudada, deba ningún favor -el grupo no tiene la idea, al menos por el momento, de pagar un favor con tres favores a otros-. Cada uno ofrece ayuda en lo que puede, ya sea arreglando un ordenador, enseñando solfeo, ayudando con la escritura... Lo bello del asunto sería que todo el mundo ayudara, independientemente de si solicita o no ayuda para sí mismo, y que nadie se aprovechara de la buena voluntad de la gente, aunque está claro que cabe la posibilidad de que alguien utilice éstos medios con la única idea de satisfacer sus propias necesidades, pero así, entre nos, en su conciencia queda y el karma -como bien sabéis, queridos lectores- todo lo sabe...


Buscando un poquillo por la red, he encontrado webs, foros, grupos de Facebook, etc, en los que tratan el concepto de la Cadena de favores. Igualmente existen páginas extranjeras que promueven esta práctica, y un claro ejemplo es Pay It Forward Foundation. Todavía tengo que documentarme más, ver cómo están organizados otros grupos -en el país y fuera-, para poder aportar ideas al grupo del que formo parte, así que si alguien puede aportar información, experiencias, datos, serán bien recibidos -y si son muy amplios, el mail le tenéis en el lateral-. Bien sea a través de favores, aportando material, conocimientos, medios o con donaciones económicas, distintas organizaciones y grupos de ciudadanos se unen para mejorar su entorno, y quizás con ésto, el mundo.

Fuente aquí.

No nos vamos a engañar... Un mundo en el que la gente hace favores a otros a cambio de nada más que el  simple placer de ayudar, cuanto menos, resulta utópico, en eso estamos de acuerdo. Como tantas otras cosas, lo que vemos difícil o complejo, cosas que nos parecen imposibles, creemos que no podremos lograrlas, y en muchos -por no decir casi todos- nos damos por vencidos y no luchamos por ello

Supongo que en el mundo en el que vivimos, con las ideas que lo pueblan, los poderes que gobiernan y las costumbres que nos arraigan, pensemos que otro mundo no sea posible. ¿No os habéis parado a pensar nunca qué nos distancia de lograr una utopía? Quizás todas las personas que intentaron algo -de la envergadura que sea- y no lo lograron, todos los escépticos, toda esa gente que está desilusionada de todo, que no cree en la magia que puede surgir de uno mismo, opine que nos distancian demasiadas cosas, que queremos o buscamos lo imposible, pero ¿qué es imposible? ¿Dónde está la línea entre lo que es posible y lo que no? ¿Quién determina las posibilidades de algo o de alguien? 

El poder de lograr una utopía -término que, a pesar de todo, me parece paradójico pues, lo que para mí es una maravillosa utopía, para otro puede ser el más oscuro de los mundos-, reside en nosotros, en nuestras esperanzas, en nuestros sueños...

"Un mundo mejor es posible", me lo repito constantemente. Sé que el mundo puede dar mejores cosas, y que nosotros también. Nunca podemos saber hasta qué punto llega la bondad de alguien, si no le damos la oportunidad y la confianza para demostrarlo. Dejemos que los otros muestren su bondad, y más importante todavía, mostremos nosotros la nuestra...




[EDITADO] Hace unas semanas, un periodista de El Día de Valladolid se puso en contacto con la creadora del grupo, y la entrevistó. No sabíamos si finalmente sería publicada la noticia, pero finalmente el lunes, el artículo vio la luz. Si quieres verlo, pincha aquí.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

bufff... gracias! (a 56 h + - de su nacimiento...)precioso...

Eingel dijo...

Yo sigo creyendo en que las utopías son posibles.

Me alegra verte involucrada

Besooooos

Jenn dijo...

ANÓNIMO: Creo saber quién eres, y me alegro de que te guste ;)

EINGEL: Es el primer paso, creer en ello. Y ya sabes, lo dicho en TW ;)

Oscuro dijo...

Pues adelante con ello, al final, como todo en la vida, es ponerse

Jenn dijo...

OSCURO: Se intenta, poco a poco, pero parece que va tomando algo de forma ;)