jueves, 1 de septiembre de 2011

Feliz 59 cumpleaños papá


No puedes leer éste post, al menos no de la forma que me gustaría, y si así fuera, quizás ahora no lo estaría escribiendo. No obstante, imaginaré por unos minutos que me puedes leer, sentiré, como hago desde hace 11 años, que estás ahí, y seguiré escribiendo...

Hoy hace 59 años que naciste en una isla africana, por aquél entonces Santa Isabel, en la antigua Guinea Española, hoy en día, Malabo, aunque eso ya lo sabes... 

Durante 47 años, 6 meses y 21 días, éste mundo pudo disfrutar de ti, de tu inteligencia, de tu humor, de tu cultura, de tu arte, de tu amistad, de tu cariño... Muy poco tiempo para todo lo que tenías para ofrecer, eso lo sabemos todos...

Para mí eres un claro ejemplo de lucha, perseverancia y honradez. No te regalaron nada, ambos lo sabemos, todo lo que lograste lo hiciste posible tú. Puede que ser el mediano de 5 hermanos afectara, pues dicen que el mediano suele ser al que menos atención se le presta, y, al menos en tu caso, así fue.

Querías ser biólogo, y así fue. Luchaste por ello, marchaste a Salamanca a estudiar y trabajaste dando clases, de camarero, o de lo que surgiera, para poder subsistir en tu exilio estudiantil. Una vez acabaste la carrera, trabajaste en lo que pudiste, tuviera o no relación con tu vocación, pues tenías que mantener una familia, a la que nunca fallaste. Con el paso de los años, esa perseverancia, esa lucha y ese poder de adaptación y evolución, hizo que consiguieras mejores trabajos, poco a poco, siendo realista y sin pedir imposibles. Durante tiempo, tuviste que acudir a clases nocturnas para poder mejorar en el trabajo y a raíz de ello, viajar numerosas veces. Te gustaba aprender y bien sabías que nunca era tarde para ello. Conseguiste un buen puesto en la empresa, en un despacho, ni más ni menos, aquél que en su día empujaba de camillas en plena crisis de la colza.

Disfrutabas de la naturaleza, en solitario, o compartiéndola con nosotras. En cada lugar me hacías sentir la magia del mundo natural, enseñándome los nombres de los árboles, los arbustos, las flores... Recuerdo con mucho cariño aquellas expediciones en Cabo de las Huertas buscando fósiles, provistos de nuestro pequeño kit casero del paleontólogo, compuesto por un cepillo de dientes viejo, una brocha, un martillo y un clavo. Disfrutabas también yendo de viaje con nosotras, descubriendo cosas nuevas, o enseñándonos las que tú ya conocías. Largos viajes en coche, innumerables lugares, hermosos paisajes, divertidas anécdotas... Todo está en mi memoria, a buen recaudo, como todo el tiempo que pasé a tu lado.

Eras un artista, no puedes discutirlo, la plumilla, el óleo... Incluso con lápices de colores, tenías un don, que por desgracia, no heredé como me hubiera gustado. Puedes sentirte orgulloso de haber realizado exposiciones, y de haber podido vender tu obra, al igual de haber ayudado a decorar rincones de innumerables hogares y lugares, no muchos pueden decirlo. 

Tenías una indescriptible facilidad para hipnotizar a las personas con tu sentido del humor, tu presencia, tu grandilocuencia... No lo pretendías, pero conseguías ser el centro de atención. La gente te escuchaba, no sólo cuando hablabas, que ya es algo notable, sino que buscaba tus palabras, tu consejo. Todavía no he conocido a nadie tan carismático como tú. Gran amigo de tus amigos, la gente te tenía cariño, y del de verdad, del que se palpa, se siente y se huele, cariño que no puede ser fingido. 

Guardo en mi memoria cuantiosos recuerdos que, a lo largo de 13 años, 8 meses y 6 días, vivimos juntos. Tengo recuerdos de todas clases -malos, regulares, buenos, muy buenos y geniales-, como cualquier persona que tenga memoria, ¿recuerdas...

...cuando llegabas a casa del trabajo y Txispas y yo corríamos a la puerta a recibirte para darte la habitual sesión de mimos?

...cuando me montabas sobre tus pies, y recorríamos la casa con pies de gigante?

...aquel verano que nos quedamos tú y yo solos -mamá y Txispas estaban en el viaje de fin de curso- e hicimos un montó de cosas juntos?

...cuando me operaron de vegetaciones, y como me porté muy bien y no lloré, mamá y tú me llevasteis a Toys'R'Us para que eligiera un juguete?

...los ataques de cosquillas?

...los despertares en Papá Noél y Reyes, cuando Txispas y yo íbamos a despertarte, y juntos despertábamos a mamá con cosquillas?

...aquellas noches de verano, cuando nos hacías crepes y sin que te dieras cuenta -eso nos hacías creer- nos las íbamos comiendo Txispas y yo en la galería?

...cuando me quité el aparato para merendar con una amiga, y sin darme cuenta tiré a la basura de un mercado la bolsa donde lo había guardado? Me dí cuenta cuando unas horas más tarde llegué a casa, ¿recuerdas qué cara pusiste cuando te lo dije? ¿Recuerdas que cuando bajamos en la moto al mercado, le vimos cerrado y preguntamos en el bar de al lado, y que por casualidad el dueño del mercado estaba allí? ¿Recuerdas el alivio cuando descubrimos que el aparato estaba en la papeleta donde lo había tirado?

...cuando fuimos a comprar la barbacoa, y metimos las pastillas de encendido dentro de la caja, que la cajera no miró dentro de la caja, la precintó, nos la cobró y nos fuimos? ¿Recuerdas que cuando llegamos a casa fue cuando te diste cuenta de que no nos había cobrado las pastillas? Yo sí me dí cuenta, pero no dije nada...

...cuando estando en el camping de Lourdes me mandaste a por pan, habiéndome enseñado antes una frase en francés -"quiero una baguette, por favor"- y dándome uno o dos francos? 

...que un día preparaste tu desayuno, y cuando fuiste a hacerme el Cola Cao te diste cuenta de que no quedaba casi leche, y mezclaste parte de tu café con la leche que quedaba para preparármelo? ¿Recuerdas que según lo probé me supo a café y no pude tomármelo?

Recuerdo tantas cosas, tantos momentos, tantas anécdotas, viajes, visitas, aventuras, risas... Atesoro esos recuerdos en un rincón especial, pues tienen un valor incalculable para mí.

Desearía que no te hubieras ido, que hubieras estado conmigo durante éstos años, y me hubieras ayudado a madurar, a aprender cosas nuevas, a disfrutar de la vida, a ser fuerte, a luchar por mis sueños, a entender el por qué de algunas cosas, que hubieras conocido y analizado a los hombres que han pasado y pasarán por mi vida... Desearía no haber tenido que cortar tan bruscamente mi infancia, no haber tenido que madurar tan pronto, no ser consciente tan pronto de la brevedad de la vida, no haberme tenido que enfrentar a ciertas cosas...

Sin embargo, hoy soy así, con una personalidad, unas ideas, unos gustos y unos valores concretos, lo cual has ayudado a crear. El mejor regalo que me podrías hacer, sería decirme que estás orgulloso del tipo de persona en el que me he convertido... No sabes cuánto significaría para mí... O quizás sí...

Te echo mucho de menos, más de lo que puedo describir, pero eso ya lo sabes, lo sientes, como yo te siento... Me dejaste hace mucho, pero nunca te fuiste del todo, permaneces en mis recuerdos, en fotos que decoran mi habitación, en el espejo cada mañana... Eres mi ángel de la guarda, y me agrada enormemente que así sea, que, aunque te hayas ido, no dejes de velar por mí, por mamá, por Txispas, por el peque que lleva tu nombre y, aún sin haberte conocido, te quiere con locura... No creas que no me doy cuenta de que me proteges, siempre seré tu pequeña...


Me hubiera gustado poder felicitarte con una tarjeta bonita, una corbata o unos gemelos, haber podido abrazarte y besarte, despertarte por la mañana y llevarte un café a la cama... Pero he de conformarme con escribirte aquí, deseando que, estés donde estés, lo leas y te llegue todo el cariño que te mando. No puedes invitarme a cenar por tu cumpleaños, pero a cambio te pido que sigas siendo mi ángel de la guarda, que no me abandones, que veles por mí y los míos, y me protejas como has hecho hasta ahora...


Te quiero mucho papá, feliz 59 cumpleaños...

8 comentarios:

  1. En post asi no tengo derecho a decir nada. Felicidades para el y un beso para ti

    ResponderEliminar
  2. Sabes que papá está orgulloso de tí, lo tienes que notar cada vez que sale el sol, cada arco iris, cada estrella fugaz que se cruza en tu camino. Has crecido rápido, has madurado mucho y en muchas cosas te pareces a él, lo sabes.

    Nunca dejará de estar presente en nuestra vida, eso sí lo sé.

    Por cierto, si vas ha hacerme llorar...avisa antes.

    Te quiero mi princesa.

    ResponderEliminar
  3. A mi se me han saltado las lagrimas... y tampoco me has avisado.
    No tuve la suerte de conocerle en persona, pero he conocido dos pedacitos de el... maravillosos...

    Seguro que lo escucha, asique... FELIZ CUMPLEAÑOS!!!!

    Un beso corazon.

    ResponderEliminar
  4. no queria ponerlo anónimo, nunca lo he hecho...

    me encanta lo que has escrito y aunque no fuera asi lo diria y diria que he sido yo... otro beso.

    Gema

    ResponderEliminar
  5. EINGEL: Gracias.

    TXISPAS: No pretendía hacerte llorar, pero ya sabes, que cuando me pongo, me pongo... Te quiero.

    ANONIMO/GEMA: Tampoco pretendía hacerte llorar a ti. Gracias.

    Besos a todos.

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito. Cuando tenemos cierta edad estamos deseando ver a los padres cuanto menos mejor, pero rara vez nos paramos a pensar qué haríamos sin ellos. Tú por desgracia perdiste al tuyo antes de llegar a esa etapa, pero seguro que le ha llegado tu felicitación

    ResponderEliminar

Si quieres decir algo, ahora es un buen momento...