lunes, 31 de octubre de 2011

3, 2, 1, Grabando... Catfish


Hacía tiempo que no posteaba un "3, 2, 1, Grabando...", no porque no haya visto películas, ni porque las que haya visto no lo merecieran, pero por unas cosas o por otras -falta de tiempo mayormente-, no lo he hecho.

Hoy lo hago de nuevo, con Catfish, un interesante documental que hace sólo unas horas alguien me recomendó. "Te vas a quedar ojiplática", y realmente ha sido así. La sinopsis del docu versa así:

Nev, un fotógrafo de 24 años que reside en Nueva York, es contactado un día por Abby, una niña de 8 años que vive en el Michigan rural, que le pide permiso, a través de MySpace, para pintar una de sus fotografías. Cuando Nev recibe el cuadro de la niña, que resulta ser fantástico, éste empieza una amistad con la familia de Abby. Con el tiempo, esta amistad se convierte en algo más cuando Nev desarrolla un romance con Megan, la hermana mayor de la niña. Impulsado por algunas revelaciones sorprendentes acerca de Megan, Nev y sus amigos se embarcan en un viaje por carretera en busca de la verdad.

El trailer bajo estas líneas:


Para el que esté interesado en ver el documental, puede hacerlo aquí - con subtítulos en castellano para el que, como yo, tenga sus grandes limitaciones con el inglés-.

Informo que, a partir de este párrafo puede haber algún spoiler, por lo que si quieres verlo, te recomiendo dejar de leer, ver el documental, y luego, seguir desde donde lo dejaste -sin olvidarte de comentar luego tu impresión-.

Como os conozco, y habréis seguido leyendo antes de ver el docu, intentaré no hacer grandes spoiler, pero difícil lo tengo, veamos...

Me gustan los documentales reales, y defino reales. No es que la vida y reproducción del chipirón pirenaico no sea "real", pero con real me refiero a documentales que hablan sobre la vida de las personas, hechos denunciables, historias humanas que inviten a la reflexión, documental real es uno que te hace pensar, que no te deja indiferente, al menos en mi humilde opinión, y éste lo es. No es que un documental sobre el chipirón pirenaico fuera a dejarme indiferente -si sabéis de uno, decidme título, lo convertiré en docu de referencia para todos mis chistes al respecto-, pero no de la misma forma.

En este documental nos damos cuenta de la cantidad de cosas que oculta la red, y cuan reales pueden parecer. Te hace plantearte cosas, muchas diría yo, y más en esta época de doble fondo en la que vivimos, en la que puede parecer que hay más de lo que vemos, o por el contrario, parecernos que hay más de lo que realmente hay.

Siento necesaria la cautela ante cualquier relación -del tipo que sea- en la red, nunca sabemos dónde puede ir a parar lo que digamos en petit comité, o la repercusión que lo revelado puede tener. Un instinto ágil puede ayudarnos mucho, aunque en algunas ocasiones la suerte puede tener una baza importante en el resultado. La red abre muchas puertas que, de otra forma, no hubiéramos podido abrir, ni descubrir si quiera, pero hay que saber elegir qué puerta abrir, y qué puerta dejar cerrada.

Creo que todo el que haya conocido a alguien a través de internet -por cualquier plataforma posible- se ha hecho preguntas en algún momento, preguntas sobre la veracidad de lo que nos han contado, lo que nos han enseñado, y nuestra mente racional es la que sopesa dicha información, y a veces evocada por nuestro espíritu aventurero, se lanza a la aventura de conocer a ese alguien en persona. Una vez decidido a lanzarse a la aventura, por el motivo que sea, pueden pasar dos cosas, que ese alguien sea como nos ha dicho, o que no.

Por intuición y suerte -a partes iguales-, la gente que he decidido conocer en persona no me ha defraudado, o no estrepitosamente al menos -por suerte nada que lamentar-, pues a lo largo de mi vida he conocido a mucha gente con quien tras la pantalla había feeling, pero una vez cara a cara, ese feeling desaparecía, quizás por vergüenza, por agobios, no sé, son cosas que pasan... Afortunadamente mi última aventura no ha salido mal -cada día estoy más convencida de que algo o alguien me protege-, y el feeling que ya había, se ha acrecentado -o eso creo yo...-. Algunas veces se tiene suerte, y se descubre lo que pensábamos que descubriríamos, pero hay que estar alerta, ya que no siempre es así. Aventúrate, pero hazlo con cautela.

Para acabar me gustaría hacerlo con las palabras finales del documental:

"Algunas personas son bagres en la vida y te mantienen alerta. Te hacen cuestionarte, pensar, te mantienen fresco. Gracias a Dios por los bagres, de lo contrario seríamos aburridos y apagados si no hubiese alguien manteniéndonos alerta."

Desde aquí, agradecer la recomendación a ese alguien, y decirle que me alegro que lo hiciera ahora y no hace unas semanas (al menos que intente decirme algo...).

 Y vosotros, ¿qué pensáis? ¿Queréis comentar vuestras experiencias? Si habéis visto el documental, ¿qué os ha parecido? Ya sabéis donde comentar, estaré encantada de leer lo que queráis decir.

1 comentario:

  1. En cuanto al documental... no lo he visto, pero voy a por el. Gracias


    Y en cuanto a mi experiencia... sinceramente soy una persona que le cuesta mucho moverse, pero cuando lo he hecho... no he salido defraudado


    Besoooooos

    ResponderEliminar

Si quieres decir algo, ahora es un buen momento...