miércoles, 14 de diciembre de 2011

Un finde en Ávila -Parte II-


En la Parte I ya os puse en antecedentes, que no dejan de ser necesarios para enterarse de qué va la película -para que luego digáis que no hago nada por vosotros...-. Y como veis, no os he hecho esperar apenas para la segunda parte, que luego os ponéis nerviosos y a ver quién os aguanta.

Puede que echéis de menos la línea descriptiva de mis post, pero permitidme que, por una vez, me guarde los detalles, y no os cuente intimidades -ya sabéis más de las que imaginabais que os contaría, y si no es así, es porque no me leéis con asiduidad-. Quiero guardarme esa parte para mí, que quede entre Héctor y yo...

Dicho lo anterior, continuaré la historia...

De normal siempre preparo los viajes con tiempo, busco información del lugar, hago guías, imprimo planos, bla , bla, bla... Pues bien, esta vez no fue así. El viaje se organizó un lunes-martes, y nos íbamos el viernes. De normal la maleta la preparo una semana antes, pero esta vez lo hice el jueves por la noche. No pasa nada porque no lo planifique todo, a mí también me gusta ser espontánea, ¿o qué os creíais?

Héctor iba desde Madrid, y yo desde Valladolid. Yo llegaría unos minutos antes que él, el tiempo justo para ir a recogerle a la estación de autobuses desde la de trenes -¿habéis visto qué caballerosa que soy?-. He de reconocer que estaba nerviosa, es normal, en todas mis pequeñas aventuras lo estoy, forma parte de mi forma de ser. 

Nos encontramos en la puerta de la estación. Justo en ese momento, los nervios se me fueron, ya no había cabida para ellos en mí, el finde acababa de comenzar. Tras un pequeño incidente con el bus que tenía que llevarnos al hotel -los horarios están para algo, queridos autobuses abulenses-, llegamos al hotel .

El hotel no estaba en Ávila centro, sino en el polígono industrial, a escasos 1.5Km de la estación de Renfe y 2Km de la de buses. El H2 Ávila es de tres estrellas -aunque de esto me enteré una vez allí-. La decoración moderna, pero sencilla, en todo el recinto. La habitación agradable, con cama de matrimonio grande -enorme me atrevería a decir-, baño completo con ducha enorme con dos alcachofas -una móvil y otra fija de techo, cada una con un mando independiente (nota para el futuro, conseguir una de esas)-, tele grande, y demás chuminadas. Cabe destacar que nos trataron muy bien, todas las personas con las que tuvimos contacto fueron de lo más agradables. Por otra parte, digno de mención es también lo bien que cenamos las dos noches, y a muy buen precio -que siempre sabe mejor- (y no, no me pagan por hablar bien del hotel...).


No os lo voy a engañar, la mayoría del tiempo lo pasamos en la habitación del hotel, pues en esencia es a lo que íbamos, y luego, si nos apetecía, a conocer un poco la ciudad, cosa que hicimos el sábado por la mañana, y el domingo antes de marchar -había que cumplir-.

Sé que os sabe a poco, que os encantan los detalles, pero esta vez no habrá. Dejaré que vuestra imaginación se ponga en funcionamiento y construya lo que le apetezca. 

Por mi parte diré que me lo pasé muy bien, fue algo totalmente distinto, me sentí muy cómoda, y todo fluyó con muchísima naturalidad, con una confianza inusual para ser la segunda vez que nos teníamos cara a cara. Dicen que lo bueno, si breve, dos veces bueno, y en el fondo es así, pero no tenía ganas de volver. Disfruté tanto del finde, que quería que continuara, como si del día de la marmota se tratara. 

Héctor, gracias por un fin de semana tan agradable. Ya te he dicho en alguna ocasión todo lo que has hecho y haces, aunque sea sin darte cuenta. Gracias por darme ese empujoncito que me hacía falta para vivir y disfrutar la vida.

3 comentarios:

  1. Mola la historia, qué pena que vivais un poco lejos. Siempre es extraño la primera vez que ves a alguien que has conocido por internet, pero es una forma de conocer gente como cualquier otra, yo conocí a mi ex en un foro, y de casualidad nos acabamos agregando al messenger, a charlar, al cabo de unos meses terminamos quedando... y el resto te lo puedes imaginar, aunque al final no terminamos del todo bien, pero si llegas a ver la cara de mis padres cuando les dije que la había conocido por internet... desde entonces no he vuelto a quedar con nadie conocido por internet -bueno, si, para jugar partidos de fútbol con gente de un foro en el que me metía, pero eso no cuenta-. Aunque es posible que tras unos meses, registrarme en cierta web que tú y yo sabemos por fin sirva de algo, pero el tema todavía está en fase embrionaria. Seguiremos informando.

    ResponderEliminar
  2. Mierda, yo queria detalles y más detalles. Que ya sabes lo mucho que me gustan

    En fin, que me aguantaré


    Besoooooos

    ResponderEliminar
  3. JBH: Gracias! Sí, es una pena vivir lejos, pero son cosas que pasan.

    Nunca sabes dónde puedes conocer a alguien interesante, e Internet abre una puerta más. Me alegro de que de sus frutos, y espero que vaya bien, tenme al tanto ;)

    Besos.

    EINGEL: Sé lo que te gustan los detalles, pero esta vez son para mí.

    Besos.

    ResponderEliminar

Si quieres decir algo, ahora es un buen momento...