viernes, 30 de diciembre de 2011

No me des cadenas - Mini

3 Pensamientos
Versión mini. Ampliación en el post No me des cadenas - Extended Version

Este post está destinado a los que os asusten los macro post, los vagos, o los que queráis ir al grano. Si no es tu caso, atrévete con la versión extendida!

Como contaba aquí hace unos meses, me uní a una Cadena de Favores en Facebook. La idea me pareció genial, quizás influenciada por la película -qué daño ha hecho el cine...-, así que no lo dude, ni entonces, ni cuando, horas más tarde, me nombraron administradora.

Dado que es la versión mini, seré lo más concisa posible, así que si os quedáis con ganas de más, tenéis la otra versión.

Aguanté impertinencias desde el principio, y críticas nada constructivas a mi forma de administrar el grupo -por lo visto en una cadena de favores todo vale, menos administrarla...-. Menosprecios por tener 25 años y una supuesta inocencia -si alguien la ve, por favor, que le diga que venga a verme, me tiene desatendida...-. Las pérdidas de respeto al orden del día, por no hablar del poco compañerismo -¿no os parece ilógico de una cadena de favores?-. Ocultismos con la excusa de protegernos de la gente mala de Facebook -¿esos dan drogas también, o eso sólo es en la puerta de los colegios?- y lo que me atrevería a nombrar como "llevo una paranoia guapa, y tengo manía persecutoria, pero en mi nombre en Facebook aparece el nombre de la empresa en la que trabajo, para que los malos me encuentren mejor, eso también es favor, no vayamos a hacerles perder el tiempo...".

Por otra parte tenemos el "desde que algunos administradores no administran, el grupo va mejor". Bueno, si por mejor entiendes que aquello parece la casa de tócame Roque, sí, vale, te doy la razón. Si lo dices por readmitir a un exmiembro del grupo, al cual se le expulsó tras innumerables avisos por publicaciones fuera de tema -no, poner una foto graciosa no es un favor, por más que me haga reír, que esto no es el club de la comedia, es un grupo de favores, señores-, con la cosa de que "en el fondo es buena gente", vamos a dejarlo. 

Luego tenemos el "Me llamo doble rasero, Señorita Doble Rasero", el cual no puede ser más evidente. Si le caes en gracia, vale, de lo contrario, no vale, ¿fácil, verdad? Podríamos sumar el "no tengo tiempo para nada pero bien que ando tocando los sacos del jugo del amor -cojones queridos, tocando los cojones, que todo hay que decirlo-, y en lugar de leer la publicación y los comentarios, prefiero comentar indicando que no puedo leer todo pero X, y a los 5 minutos, que no puedo leer todo pero Y, y así hasta que alguien me pare -juas, no se conoce el caso-".

También está el "hazte un perfil anónimo, por tu seguridad", o el "dejad trabajar a las máscaras -usuarios anónimos en castellano no cool-, para eso están", que te hace preguntarte... ¿Entonces? ¿Qué coño pinto aquí, si todo lo que hago, vienen luego las máscaras y lo desmontan? 

¿Que si hay más? Claro que hay más, pero lo que no hay es tiempo que dedicar a hablar del tema, por lo que oficialmente, abandono la administración -la cual han amenazado varias veces con quitarme -ni que me aferrara al título como Juan Cuesta a la presidencia de ésta, nuestra comunidad (tenía que aprovechar el chiste)-, y el grupo Cadena de Favores Valladolid

Espero que nadie me busque las vueltas, siempre tengo una llave Allen en el bolsillo...





No me des cadenas - Extended Version

3 Pensamientos
Versión extendida. Resumen en el post: No me des cadenas - MINI


Hace unos meses, aquí, os hablaba sobre el grupo de Facebook de Cadena de Favores al que me había unido, y creedme si os digo que estaba ilusionada con el proyecto. Quizás lo idílico de la propuesta me cautivó, e imaginé algo como no debía. 

Lo más seguro es que mi idea del grupo no fuera la misma que la de la creadora, pues comprobado ha quedado que nuestras opiniones son muy dispares, con la diferencia de que yo siempre he creído en algo, y defendido una idea y unas normas, cuando en su caso eso se ha visto condicionado por según de quién viniera el tema.

No pretendo escribir un tratado sobre el tema, pues lo único que quiero es cerrar un capítulo -o capitulillo- de mi vida, soltar lastre y pasar a otra cosa que merezca mi atención. Igualmente no quiero entrar en descalificaciones, pues intento ser todo lo educada que la situación me permite, y como esta vez me lo está poniendo difícil, intentaré ser breve -sí, lo sé, ahora os estáis partiendo la caja, porque no me creéis capaz... No sois los únicos, yo tampoco...-, y acabar con esto cuanto antes.

Sabido es por muchos, al menos de los que me leen asíduamente, que cuento con 25 primaveras, y sabido por menos -pues es necesario conocer más que lo que aquí se expone-, que de inocente e inmadura, tengo más bien poco, y que si hay algo que me gusta es el orden y la buena ortografía -ahora es cuando cometo una falta, y me lo recordáis toda la vida, lo sé, lo asumo-. Pues bien, una de las primeras lanzas que tuve que recoger de la señorita en cuestión fue sobre mi edad, y que me llamara inocente por ello... Creo que estamos en unas épocas en las que, por más mayor que seas que otra persona, no quiere decir que sepas más, o que te puedas hacer a la idea de la inocencia o madurez de esta sólo por una cifra. Antes de faltarme al respeto como hizo, excusando la edad en mi visión del grupo y su moderación, mejor callar.

Tened por seguro que si me comprometo a hacer algo, es que voy a hacerlo como mejor pueda y crea que se debe hacer. Si mi forma no gusta, o no es la adecuada, la crítica ha de ser constructiva, pues de ello se aprende, nadie nació enseñado, pero si las cosas no se dicen, sino que sólo hay críticas de que no gusta cómo lo hago, pero sin indicar un porqué, o un cómo mejorar, es imposible que pueda cambiarlo y mejorarlo, ¿no creéis?

Luego tenemos a las máscaras, que, en serio, si no me oís reír es porque me tapo la boca con ambas manos... Se supone que una máscara, o persona anónima en mi jerga, modera y administra mejor que alguien que da la cara. Entiéndase que esa idea no la apoyo, pues creo que no tiene que ver una cosa para la otra, y en tal caso, me fiaría más de una persona con nombre, apellidos y cara en este grupo. Hace unos años el blog no estaba a mi nombre, sino que empleaba un nick, y guardaba mi anonimato con recelo. A día de hoy, en el blog aparece mi nombre, y si hay duda, éste enlaza a mi Twitter, y mi Facebook. Quien quiere saber quién hay detrás de Jenn, no tiene que rebuscar mucho. ¿A qué viene esto último? Os lo digo ya mismo. La señorita me solicitó muy amablemente que me abriera un perfil falso de Facebook para administrar el grupo, con el fin de protegerme. Sinceramente, no es que me crea invencible, ni mucho menos, pero ese miedo a un ente, o troll -nombre que le van a desgastar de tanto uso- me parece un poco irracional. Por otra parte, yo soy quien soy, aquí, en Twitter, en Facebook y en mi casa, y si digo algo, es porque realmente así lo creo, doy la cara, y es por ello que trato con toda la educación que puedo hasta a la gente que me falta al respeto -siempre me ha dado cierto placer restregar esas cosillas guays a los que les falta (educación, respeto, saber estar...)-. ¿Hacerme un perfil falso y administrar tras una máscara? Eso para el Fantasma de la Ópera.

Cosas que pueden pasar, en cualquier grupo, alguien se sale de tono. Problema añadido: se sale de tono con mi hermana. En mi afán de administrar con imparcialidad, llamo al orden a los dos, pues ambos se estaban saliendo de madre -aunque cabe decir que mi hermana con razón-. ¿Qué recibo? Una contestación fuera de tono dirigida a mí. Primer fallo al faltar al respeto a una persona. Segundo fallo, hacerlo con un administrador. Ventaja, topó conmigo, y como soy así de pava, espero a que haya un administrador online, y le pido que valore la conversación, y que actúe en consecuencia, dado que yo estaba implicada, no quería dejarme llevar por la mala baba. ¿Qué pasó? El administrador dio un toque al personaje, y una administradora apoyó los comentarios del personaje hacia mí con un hiriente "Me gusta". Vaya... ¿Qué tenemos aquí? Ah, sí, una puñalada trapera, pero qué esperar de ella...

La comunicación de que no debíamos aceptar a "X" en el grupo fue la penúltima gota de mi vaso, esa que se queda justo en el borde, que hace que el líquido se tambaleé pero sin derramarse. Nunca me ha gustado acatar órdenes de nadie, y el porque lo digo yo no me convence en absoluto, por lo tanto, pregunto a qué se debe tal solicitud, y me vienen con ese irritante: es mejor que no lo sepáis, es por protegeros.... ¿Perdona...? ¿Protegerme? ¿De quién? ¿De una chica que tiene muy mal gusto con los nicks? Lo gracioso es que ese mensaje vino de la que se rebela por la libre información, la que critica cuando los gobiernos nos mienten y nos ocultan cosas. Bienvenida a la otra cara de la moneda, ¿eres tú mejor que ellos acaso?

No nos puede faltar tampoco la gota final, la que rebosó, se mantuvo 10 segundos dentro, y cayó por el borde del vaso, haciendo que el resto se derrabara. Mi querida hermana vuelve a entrar en acción, y es que, querida Txispas, hay veces que no tienes autocontrol... Comentario de mi hermana que le dolió a la señorita, se hizo la ofendida y encendió las antorchas. Yo, que sólo había hablado con un "Me Gusta" a mi hermana -coño, es mi hermana y tenía razón en el fondo fondoso (ahora qué, si te pasa a ti si que duele, ¿no?)-, me gano algún que otro comentario afilado, y amenazas de quitarme la administración -ni que fuera Juan Cuesta aferrándome a la presidencia de esta, nuestra comunidad...-, lo que en el fondo, me viene a dar igual.

Tras soportar faltas de respeto, actitudes veleta -si publicas tú, me gusta, si publica aquél lo mismo, no-, sobrecarga del grupo con comentarios fuera de lugar -como decía una profesora mía: a ligar al parque; o mi versión: a follar al parque-, críticas nada constructivas, ocultismos varios, faltas ortográficas y gramaticales, por no hablar de tener que escribir 8 comentarios seguidos para no decir nada más opiniones sin orden ni concierto, y demás comportamientos sospechosos, he dado por finalizada mi estancia en el grupo, y por lo tanto, mi administración del mismo, eso sí, yo no me caracterizo por ser silenciosa precisamente...

Preparado el bazoka de los mongoreplies, y el de "las amenazas a tu primo el de Zumosol", os dejo.


miércoles, 28 de diciembre de 2011

Diploma de Community Manager

7 Pensamientos

Hace unos meses os contaba -concretamente aquí-, que iba a empezar un curso de Community Manager, y como conté después, creo recordar, terminé hace un mes.

Pues bien, hoy he recibido el diploma del curso, y me enorgullece -por no recurrir al "Me llena de orgullo y satisfacción" tan oportuno por estas fechas- informaros que he obtenido un NOTABLE de nota media.

He solicitado un desglose de las notas, pues me interesa saber cómo se ha puntuado mi proyecto final 2.0, y la participación en el foro del curso, pues puntuaba para la nota final, y espero me lo puedan facilitar.

Echando un poco la vista atrás, recuerdo cómo me asusté al ver el temario que entraría en el curso, y me volví a asustar cuando vi el curso en sí. No pensé que fuera capaz de afrontarlo, ni mucho menos de superarlo, y con buena nota encima. Esto me recuerda que somos capaces de hacer más de lo que nosotros mismos creemos, sólo necesitamos que alguien nos recuerde que podemos, y nos de un pequeño empujón cuando eso se nos olvida.

Gracias a aquellos que alguna vez me dieron el empujón necesario, a aquellos que creyeron en mí y mis posibilidades, a aquellos que me recordaron mi valía, a aquellos que me ayudaron a despertar de un extraño letargo. Gracias.

viernes, 23 de diciembre de 2011

6 meses en Twitter

3 Pensamientos

Parecía que fue ayer cuando decidí hacerme un Twitter, pero ya han pasado 6 meses. Medio año tuiteando, que se dice pronto...

¿Que todavía no sabes que tengo Twitter? Pues debes entrar con los ojos cerrados al blog, ¿no ves el pollo volando por la pantalla? No será porque no hago menciones, ¿has visto la barra lateral? ¿No? Pero tú... ¿qué? Vienes y no ves nada... Ejem.

Viví los primeros meses del 15M, la recuperación de Sol en directo, elecciones, la caída descontrolada de un satélite, ridículos de famosos -Alejandro Sanz, estás en la lista, obvio...-, fiestas, vacaciones, risas, insomnios, y un largo etcétera.

Siendo consciente de que es una bobada celebrar algo así, no puedo por menos, porque no he estado tan informada de las cosas, ni  me he reído tanto en solitario, ni me he indignado tanto, como desde que estoy en Twitter.

Por todos los Tweets que ya se escribieron, por los Tweets que todavía no se dijeron, y por todas las clases de estos, bobada o no la celebración -y como es mi blog y me lo follo y escribo lo que quiero-,  Feliz medioversario Twitter.




jueves, 22 de diciembre de 2011

Feliz Navidad

2 Pensamientos
Con la Navidad a dos días -literalmente-, y yo sin felicitaros las fiestas. Hay que ver qué poca vergüenza la mía.

Esta época del año no es mi favorita, aunque he de reconocer que la parte de las sorpresas, y la oportunidad de comenzar un año de una manera distinta, es lo que me hace superarlas sin que la melancolía me atrape. Pero vamos al lío, que me voy por las ramas...

Dado que todavía no os había felicitado las fiestas -hito al consumismo y a místicas creencias religiosas (y paganas, por qué no decirlo)-, no sólo os traigo una felicitación, sino dos. Sí, como lo leéis. Vale, sí, no están muy curradas, vale, sí, son casi iguales, vale, sí, te las envían mejor del programa de puntos de la tarjeta, pero es lo que hay. ¿Te gusta/n? Me alegro. ¿No te gustan? El año que viene la haces tú.

Ya sabéis, clic en la imagen para ver más grande:




Muchas gracias a todos los que dedicáis unos minutos de vuestras vidas a leer lo que sale de mi cabecita. Muchas gracias por seguir ahí, a pesar de los extensos post, las paradas técnicas, las épocas de verborrea publicoide, por aguantar mis locuras, bobadas y paranoias, por comentar mis pensamientos... Espero poder seguir contando con vuestras visitas, lecturas y comentarios el año que viene -y si aumentamos la familia, mejor que mejor, quedan muchos rinconcitos disponibles-.

Muchas gracias, de corazón.

FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO 2012



miércoles, 14 de diciembre de 2011

Un finde en Ávila -Parte II-

3 Pensamientos

En la Parte I ya os puse en antecedentes, que no dejan de ser necesarios para enterarse de qué va la película -para que luego digáis que no hago nada por vosotros...-. Y como veis, no os he hecho esperar apenas para la segunda parte, que luego os ponéis nerviosos y a ver quién os aguanta.

Puede que echéis de menos la línea descriptiva de mis post, pero permitidme que, por una vez, me guarde los detalles, y no os cuente intimidades -ya sabéis más de las que imaginabais que os contaría, y si no es así, es porque no me leéis con asiduidad-. Quiero guardarme esa parte para mí, que quede entre Héctor y yo...

Dicho lo anterior, continuaré la historia...

De normal siempre preparo los viajes con tiempo, busco información del lugar, hago guías, imprimo planos, bla , bla, bla... Pues bien, esta vez no fue así. El viaje se organizó un lunes-martes, y nos íbamos el viernes. De normal la maleta la preparo una semana antes, pero esta vez lo hice el jueves por la noche. No pasa nada porque no lo planifique todo, a mí también me gusta ser espontánea, ¿o qué os creíais?

Héctor iba desde Madrid, y yo desde Valladolid. Yo llegaría unos minutos antes que él, el tiempo justo para ir a recogerle a la estación de autobuses desde la de trenes -¿habéis visto qué caballerosa que soy?-. He de reconocer que estaba nerviosa, es normal, en todas mis pequeñas aventuras lo estoy, forma parte de mi forma de ser. 

Nos encontramos en la puerta de la estación. Justo en ese momento, los nervios se me fueron, ya no había cabida para ellos en mí, el finde acababa de comenzar. Tras un pequeño incidente con el bus que tenía que llevarnos al hotel -los horarios están para algo, queridos autobuses abulenses-, llegamos al hotel .

El hotel no estaba en Ávila centro, sino en el polígono industrial, a escasos 1.5Km de la estación de Renfe y 2Km de la de buses. El H2 Ávila es de tres estrellas -aunque de esto me enteré una vez allí-. La decoración moderna, pero sencilla, en todo el recinto. La habitación agradable, con cama de matrimonio grande -enorme me atrevería a decir-, baño completo con ducha enorme con dos alcachofas -una móvil y otra fija de techo, cada una con un mando independiente (nota para el futuro, conseguir una de esas)-, tele grande, y demás chuminadas. Cabe destacar que nos trataron muy bien, todas las personas con las que tuvimos contacto fueron de lo más agradables. Por otra parte, digno de mención es también lo bien que cenamos las dos noches, y a muy buen precio -que siempre sabe mejor- (y no, no me pagan por hablar bien del hotel...).


No os lo voy a engañar, la mayoría del tiempo lo pasamos en la habitación del hotel, pues en esencia es a lo que íbamos, y luego, si nos apetecía, a conocer un poco la ciudad, cosa que hicimos el sábado por la mañana, y el domingo antes de marchar -había que cumplir-.

Sé que os sabe a poco, que os encantan los detalles, pero esta vez no habrá. Dejaré que vuestra imaginación se ponga en funcionamiento y construya lo que le apetezca. 

Por mi parte diré que me lo pasé muy bien, fue algo totalmente distinto, me sentí muy cómoda, y todo fluyó con muchísima naturalidad, con una confianza inusual para ser la segunda vez que nos teníamos cara a cara. Dicen que lo bueno, si breve, dos veces bueno, y en el fondo es así, pero no tenía ganas de volver. Disfruté tanto del finde, que quería que continuara, como si del día de la marmota se tratara. 

Héctor, gracias por un fin de semana tan agradable. Ya te he dicho en alguna ocasión todo lo que has hecho y haces, aunque sea sin darte cuenta. Gracias por darme ese empujoncito que me hacía falta para vivir y disfrutar la vida.

Un finde en Ávila -Parte I-

2 Pensamientos

Hace semana y pico -puf, no puedo creer que haya pasado tanto tiempo-, o lo que es lo mismo, el primer fin de semana de Diciembre, os contaba que tenía planes ese finde. Pues bien, tras mi semana de vacaciones -nada productivas, para qué engañarnos-, vengo a haceros un resumen de mi escapada a Ávila con Héctor -obviamente no iba a emplear su nombre verdadero, y a petición suya, empleo este-.

Tras el sábado en Segovia, me entró el gusanillo de hacer algo distinto -una cosa más, porque llevo una racha interesante-, y el lunes me pasé la mañana pensando en salir de la ciudad, al menos un día, aprovechando que tenía vacaciones la semana siguiente.

A mediodía Héctor se conectó, y de pronto me dio el siroco. Le comenté qué le parecería que nos fuéramos un finde por ahí. Aceptó, evidentemente, sino no estaría escribiendo esto... Así que cuando llegué a casa me puse a mirar sitios -cienes y cienes de sitios-, y para cuando me dí cuenta, estaba preguntándole: "¿Qué, entonces reservo?" "Reserva, reserva". Pocos minutos después, ya estaba hecho, nos íbamos de finde a Ávila.

Aunque ahora que lo pienso... No sabéis nada de la historia de cómo Héctor llegó a mi vida...

ONDULACIÓN DE IMAGEN, DIFUMINADO Y DENTRO FLASHBACK...


Héctor apareció en escena hace unos dos años, había contacto, pero no mucho. Como ya sabéis -unos sí, y otros no-, debido a varios sucesos en mi vida, pasé año y pico sin escribir en el blog, y sin tener mucha vida 2.0 en general, así que, cuando desempolvé el pc y la antena wifi, me puse en contacto con aquella gente con la que, allá por 2009, pasé buenos ratos, y me aportaban algo; Héctor estaba entre ellos.

Empezamos a hablarmails eternos -ya sabéis cuánto me cuesta escribir poco...-, horas y horas de chat, llenas de conversaciones interesantes, de todo y de nada, risas, pensamientos, anécdotas y un largo etcétera. Unos meses después, nos dimos el teléfono -a ver listillos, el número, a mi teléfono le tengo mucho cariño-, y nos enviábamos mensajes de vez en cuando. Cabe destacar que él vivía lejos de Valladolid, algo que  tenía cierto encanto, pero también ciertas limitaciones.

Cuando volvió a Madrid, tras su larga estancia fuera, las ganas de conocerle en persona aumentaron. Soy una persona que se aburre enseguida -no os metáis conmigo, bastante tengo con vivir con ello-, y necesito motivación constante, pero Héctor consiguió que en lugar de perder la motivación, y el interés en conocerle, con el paso del tiempo, este aumentara, así que unos días después, me cogí un Alvia a Madrid para conocerle -ale, a la aventura, no es típico de mí, o más bien, no ERA típico de mí, quizás de ese empujoncito a hacer cosas nuevas tenga que darle las gracias a Héctor-. Me lo pasé en grande allí, fue mejor de lo que hubiera imaginado, y mira que tengo imaginación.

Quería invitarle a pasar un finde en mi casa, para enseñarle la ciudad, pero mi querida madre no abandonaba el nido, y se me antojaba algo raro invitarle estando mi madre aquí, así que el tiempo fue pasando sin conseguirlo. Cada día eran más las ganas que tenía de verle, de ahí que me diera un siroco y le propusiera un finde por ahí.

Sí, lo sé, sólo le conocía de unos meses online, y de un día en Madrid, irme de finde con un desconocido era algo inquietante (cuanto menos), aunque he de reconocer que sólo me sentí inquieta cuando mi círculo más cercano me pidió que llamara por la mañana, para que supieran que estaba bien -preocuparos de mí, gracias, pero no me emparanoyéis, por favor-. Afortunadamente tengo una intuición bastante buena con la gente, y un ángel de la guarda muy bueno, por lo que me guié por mi instinto, y me lancé a la aventura de nuevo. ¡Un fin de semana! Sí, lo sé, qué me vas a contar que no sepa, me daba igual, yo estaba segura de ir, se lo propuse según me vino a la mente, y no titubeé, y tras decirlo, no me arrepentí, era buena señal....

FIN DEL FLASHBACK

Ahora que sabéis la historia, en resumen, pues hay que tener en cuenta que esto pasó hace casi medio año -puuuf, ¿tanto ya? Si parece que fue ayer...-, os dejo con ganas de más...

No me odiéis, reconocedlo, os encanta que os hagan desear las cosas -ahora es cuando alguien me devuelve a la realidad y me dice que este blog lo leen cuatro pelagatos, y que se la sopla lo que cuente en él, que sólo vienen por los Sugus de piña (por cierto, se me han terminado. Y con esto digo adiós a los pocos lectores que quedaban... shit!). Aunque sinceramente, el blog es mío y me le follo y escribo cuando quiera-, así que menos lloros y más comentarios, que son gratis... Y si os interesa, podéis tomar asiento, no tardará en llegar la Parte II.

Continuará...