lunes, 6 de febrero de 2012

Mierdadía


Hoy a sido un día de los de borrar. Entre el catarro, el cansancio -todavía residual del día de chicas del sábado-, el trabajo -el cual no sé lo que durará, pero mi intuición no me da buenas vibraciones-, y la marcha de Héctor, bien me hubiera quedado en la cama, y no me hubiera perdido nada.

Estoy tan agotada que no puedo tener esa actitud positiva y resolutiva que me había propuesto. Me cuesta hasta respirar, no hablemos ya de sonreír.

Cada vez que suena el móvil, ya sea un mensaje, un WhatsAppito, o un mail, lo miro desesperada, esperando encontrar eso que, siendo sincera, no sé si llegará. No estoy muy optimista hoy, no me lo tengáis en cuenta. Sé que no es la forma, pero permitírmelo unos días.

Me vería una película o dos en el ordenador, pero tengo el disco duro jodido -por lo visto ha perdido la letra de unidad, y todavía no sé cómo arreglarlo-, así que lo más probable es que me vaya al sofá, a ver algo de lo que tenga grabado en el Iplus. 

O me meteré en la cama, no lo sé, total, esta noche no me espera nadie en el messenger...

5 comentarios:

  1. Yo sigo esperandote...

    Sinceramente? que le jodan al mundo, si quieres taparte la cabeza con la manta, hazlo, y los que les importe realmente tu ausencia lo comprenderán

    Las vibraciones en el trabajo tampoco son buenas para mi, demasiados rumores y mal rollo, pero es lo que toca. He decidido seguir como si no pasar nada.

    Yo te lo permito todo, en la forma y en el fondo.

    Un beso y recuerda que hay gente a la que le importas mucho

    (vaya palabrejo de captcha, no se si sere capaz de escribirlo)

    ResponderEliminar
  2. El problema es que estás hiper-conectada. Veo por ahí que twitteas con un desconocido que te pone los pelos de punta discutiendo si un pueblo es una ciudad y lo que es peor es que no lo conocés.. no sé.. perdés mucho tiempo con todo eso. Creo que el secreto de tu bienestar está en el desenchufe ;)

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué puedo decir!Que te entiendo, el hombre de mi vida, decidió volverse definitivamente a su país después de que estuviéramos tres años intentando decidir que hacer con nuestra vida y nuestra relación, desde entonces he andado deprimida más tiempo del necesario, y eso ya hace cinco años, lo cual me parece una completa perdida de tiempo por mi parte.
    Por otro lado, estoy creo que en la 4ª despedida con Toto, lo cual hace que todavía me sienta más hundida, porque le he dado un poder sobre mi persona a alguien que no me quiere porque él mismo tiene sus problemas mentales, y así, me doy cuenta, que hay días que son una mierda, pero que en cuanto uno toma un poco de aire, se mira en el interior, y se quiere, sale adelante.
    Estoy convencida que tú eres muuuuuuuy fuerte Jenn, lo superarás pronto y por suerte, no te has dejado ningún "y sí" en el tintero, así que permitete no ser feliz de forma provisional y luego vuelva recordar todo lo maravillosos que tienes a tu alrededor.

    ResponderEliminar
  4. Ánimo, y no te quedes tirada sin hacer nada, que le das más vueltas.
    Yo salgo de trabajar todos los días a las 8, así que a partir de esa hora cuando quieras

    ResponderEliminar
  5. EINGEL: Gracias.

    LA CHANCHA Y SU SAN MARTÍN: Me encanta ver caras nuevas! Tras casi una semana sin actividad apenas, no, creo que no es el desenchufe... Tendré que probar otra cosa ;)
    Espero volver a verte.

    REBECA: Las despedidas siempre son difíciles, pero hay que saber, por mucho que duela, aprender de ellas y mirar hacia delante.

    Supongo que las circunstancias que me han rodeado me han obligado a ser fuerte, o al menos aparentarlo. Lo conseguiré, claro, pero no ha venido en buena fecha, NECESITO SOL (el grito no era para ti, sino a ver si me oye, y sale de una vez-.

    Besos.

    JBH: Gracias, de veras. Lo pasé bien, y me distraje :)

    ResponderEliminar

Si quieres decir algo, ahora es un buen momento...