miércoles, 21 de marzo de 2012

Diary of an unemployed - Día 4


Como os habréis dado cuenta, los días de "Diary of an unemployed" no son días naturales, más bien se trata de una forma de enumerar cada capítulo, no los iba a llamar todos igual, ¿no?

Desde el último post han pasado algunas cosillas. He enviado decenas de currículums, acudido a dos entrevistas de trabajo y llamado a una empresa para preguntar por un trabajo.

Me encantaría poder contaros que he encontrado trabajo, que tendré que dejar de escribir Diary of an unemployed, al menos por una temporada, pero sabéis que mentir no es lo mío.

¿Las entrevistas? Para lo que son todas... Comerciales encubiertos de atención al cliente. Y entendedme, no me emociona, sino más bien me horroriza pertenecer al mundo del comercial, de la clase que sea. A mí no me gusta que me molesten, ¿por qué, con mi empatía, iba a molestar yo a nadie? Sector muy digno, siempre dependiendo de quién esté en él -hay mucho tiburón-, pero me temo que no está hecho para mí, o yo para él. 

No es que crea que el trabajo de comercial no es digno de mí, sólo que es superior a mis fuerzas. Así, entre nos, y para que se me entienda bien, prefiero limpiar las escaleras de las torres Petronas a trabajar de comercial... ¿Quedó claro, no? Aunque por desgracia eso a las páginas de ofertas de empleo le de igual, pues sólo hay ofertas para comerciales -en todas sus gamas-, y algún que otro puesto para ingenieros, diplomados o licenciados de blablablá. 

Tanto es así, que estoy pensando en mirar trabajo fuera de Valladolid, aunque está claro que el sueldo tendría que ser superior, para permitirme pagar un alquiler -y demás gastos que conlleva irse de casa-, o para ir y volver todos los días -para lo que además tendría que ser cerca y compensarme en horario-. No sé, es una opción, y Madrid mi destino predilecto, pero todavía nada definitivo.

Por el momento no hay grandes novedades, sólo una rutina de búsqueda de empleo en todos las webs que voy encontrando.

Aprovecho la ocasión para pediros que, si os enteráis de algo que sea capaz de hacer -que son muchas cosas-, no dudéis en decírmelo, sea algún proyecto vuestro, de un conocido, o sobre algo de lo que habéis oído hablar. Estoy abierta a casi cualquier cosa. 

Y dado que estoy aprovechando todas las vías que se me van ocurriendo, y mientras preparo algo más vistoso, os dejo un enlace a mi CV aquí, por si sirviera de algo.

Gracias por seguir por aquí...


1 comentario:

  1. Por desgracia no tengo nada que ofrecer, si siquiera salvando las distancias

    En estos tiempos solo queda tener paciencia y perseverancia. No será fácil pero... tú puedes


    Besooooos

    ResponderEliminar

Si quieres decir algo, ahora es un buen momento...