jueves, 26 de julio de 2012

Todavía no han puesto la calle



Alguna vez en nuestras vidas hemos oído eso de "no están puestas las calles", o similar, y por mucho que sea una frase hecha algo estúpida, pues está claro que no las quitan por las noches, en algún sitio del mundo sí tiene sentido emplearla, al menos en parte.

Ese sitio es Holanda. Una máquina, la Tiger-Stone, operada con varios hombres -dependiendo del tamaño de la calle y la cantidad de maquinaria necesaria-, se encarga de poner, literalmente, las calles.

Hay que decir que, cuanto menos, se trata de una profesión original, imaginad el plan: "-¿A qué te dedicas? -Pongo las calles. -¡Sí, venga, y yo pelo pipas! -No, en serio, yo me encarg.... -Que sí, que sí, que yo pelo pipas, ¿no ves cómo tengo los labios?" Lo cierto es que podría añadirlo a mis Profesiones Frustradas, tiene su gracia, y sino, mirad...



Así que si alguna vez alguien se ríe al oír hablar de esa mítica leyenda de una máquina que pone calles, calladle la boca con este post.

3 comentarios:

  1. Alguna vez he dicho que yo pongo las calles... por la hora que me levanto y salgo de casa

    Y es que me dicen "Tan Pronto? Pero si no han puesto las calles" Y yo contesto. "Alguien tiene que hacerlo, no?"

    Besooooos

    ResponderEliminar
  2. Vaya mundo este, mira que haya alguien por ahí poniendo calles, ja,ja, ahora sí que la frase tiene todo el sentido.

    ResponderEliminar
  3. EINGEL: Pues con esta máquina te costaría menos hacerlo, jaja.

    REBECA: La primera vez que hablaron de la maquinita no me lo creía, y más con la gracia de la expresión de por medio, pero oye, existe!

    Besos.

    ResponderEliminar

Si quieres decir algo, ahora es un buen momento...