martes, 31 de enero de 2012

Llama a los bomberos que echo chispas

1 Pensamientos

Sé que hace mucho que no escribo -para mi costumbre-, pero he estado algo desconectada. 

Tenía intención de escribir algo hoy, pero el tiempo se me ha ido volando, y he encontrado algo que me ha tocado el cable del cortocircuito, así que os lo voy a enseñar, y, como no será la última vez que pase algo así, aprovecho para inaugurar la sección "Llama a los bomberos que echo chispas", que no, a diferencia de lo que pudierais imaginar, no va de esculturales hombres con uniforme y manguera en poses provocativas...

Dicho esto, quiero que conste que sólo en el caso en que no pueda controlar el cortocircuito, y las chispas se conviertan en llamaradas, desarrollaré mi opinión sobre lo expuesto en esta sección, de lo contrario, me limitaré a poner la imagen/enlace de lo que desee señalar, sin hacer comentarios al respecto, no significando esto mi nivel de chispas.

Y con todos ustedes, para estrenar sección.... -redoble de tambores-....


Inaugurada queda la nueva sección. Y dicho esto... Me voy a por el extintor...

sábado, 21 de enero de 2012

Recuerdos ordenados

1 Pensamientos

Me declaro con síndrome de diógenes de recuerdos, y de esas cosas que me los evocan. No voy a entrar, al menos en este post, en si eso es bueno, o malo para mí, lo que sí está claro, es que no hace daño a otros -dejad de imaginar montañas de periódicos pasados, pilas de objetos recogidos de contenedores, y lo demás que os haya pasado por la cabeza, no me seáis exagerados-. Siguiendo con el diógenes de recuerdos...

Billetes de tren de algún viaje especial, entradas de algún sitio memorable, tickets de una tienda rara, piedras de los sitios que he visitado, y de los que han visitado la gente que conozco -una forma de tener el mundo en mis manos (eso da para un post)- pequeños objetos (corchos, sombrillitas de cóctel, etc.) que señalan algo concreto -aunque en algunos casos haya olvidado el qué-, botellines de cerveza..... Y lo que nos atañe en este caso: fotos.

Hacía tiempo que quería imprimir unas fotos. El tema digital está muy bien -qué iba a decir yo sino-, pero la sensación de ver unas fotos en la pantalla de un ordenador, no tiene nada que ver con tenerlas en la mano. Quizás sea esa sensación de que, al estar en papel -y más hoy día que revelar carretes quedó casi en el olvido-, significa que esa foto, o lo que representa, fue importante como para imprimirla, que retrata un momento especial, un sentimiento, de la clase que sea, merecedor de atravesar la frontera de lo virtual.

Unos meses atrás, encontré una oferta para imprimir 200 fotos de 10x15 que, entre unas cosas y otras, se me quedaban en 4 € con gastos de envío incluidos, y pensé ¿por ese precio, cómo no voy a hacerlo? Y así fue, seleccioné 200 fotos de entre todos los DVD's y carpetas que tengo en el pc, e incluso pedí algunas a un amigo, y las envié. Semana y pico después, llegaron, pero debía encontrar un sitio en el que cupieran las 200, pues el álbum que tengo no podría albergarlas todas. Es así que le pedí a los Reyes Magos que me trajeran un álbum para esas fotos, un álbum para ordenar recuerdos, y lo hicieron.

Hace escasos días las coloqué, siguiendo un orden particular, familia, amigos en los viejos tiempos, paisajes, amigos en la actualidad, y alguna mía -vale, sí, salgo en bastantes, pero es la gracia, formar parte del recuerdo-, colocadas intentando seguir, cuando ha sido posible, un orden cronológico, pero no es nada fácil cuando no pone la fecha en la foto... Ya cuento con mis recuerdos fotográficos ordenados en un bonito álbum, concretamente el de la imagen.

Cada imagen que se encuentra en ese álbum -y en el otro-, es algo que deseo recordar, bien por lo que disfruté, por lo que me costó llegar hasta ese punto, por las buenas sensaciones que me producen, por los sentimientos que me asaltan, por representar cambios, o cosas nuevas que pensé no atreverme a hacer y resultaron bien... Ninguna foto está ahí como relleno, todas significan algo más allá de la captura.


Libro 1 - Aristóteles y un armadillo van a la capital

1 Pensamientos
Meta 2012: 20 libros.
Leídos 2012: 1 libro.

Aristóteles y un armadillo van a la capital.


Hace algún tiempo, en un paseo por Casa del Libro, encontré un libro que me llamó la atención: "Platón y un ornitorrinco entran en un bar"; filosofía explicada con humor -chistes incluidos-, sobre los que se apoyan los principales conceptos filosóficos. Disfruté mucho del libro. Me gusta la filosofía, y era verdaderamente divertido, por lo que, al descubrir en verano que existía otro de los mismos autores -Thomas Cathcart y Daniel Klein-, no dudé en hacerme con él.

"Aristóteles y un armadillo van a la capital"; esta vez el tema del libro era la política. Vista también a través del humor, habla sobre las distintas mentiras del mundo de la política. Tal como versa la contraportada: 'Cathcart y Klein han escrito otra obra maestra del humor. Esta vez el objeto de sus bromas es la política y los autores utilizan citas textuales de discursos y documentos para explicar al lector que en política hay mucho aspaviento y poca miga. Deconstruyen cada cita y añaden su excepcional sentido del humor para demostrar que en realidad no hay nada detrás de las palabras.'

Entretenido de leer, y esclarecedor en algunos casos. ¿No entiendes lo que ha dicho X político? Tranquilo, lo más probable es que su sagaz juego de palabras haya logrado engañarte, haciéndote creer que ha dicho algo, cuando ha dicho lo contrario, y eso, en el supuesto caso de que realmente dijera algo.

Lo recomiendo, aunque me gustó bastante más el primero. Ligeros, entretenidos y educativos.

Tiempo de lectura: un mes.


PD: Mi intención era postear cada libro al término de este, aunque la escasa ciberactividad de estos días no me lo ha permitido. Me pondré al día en un suspiro.

miércoles, 11 de enero de 2012

Dame un momento

3 Pensamientos

Hace tiempo que no inauguro ninguna sección -que luego dejaré de lado, y de la que me acordaré de ciento en viento, prometeré retomarlo y actualizar con mayor regularidad, cosa que ambos sabemos que es muy poco probable-, así que aquí abro: Dame un momento.

A diferencia de otras secciones, en las que os acaban doliendo los ojos de tanto leer, aquí no lo tendréis que hacer -o no en demasía-, pues contendrá elementos gráficos -imágenes, coñe, que nos ponemos de un tiquismiquis que pa' qué...-.

Las imágenes que llenarán esta sección -hay que ver qué optimista soy, que pienso que voy llenar esta sección- serán, en su mayoría, chistes gráficos, chorradas, curiosidades; o lo que me de la gana poner -que para eso es mi blog-.

Y sin más dilación -que bien hablo, ¿eh?-, os dejo con el primer post de Dame un momento.




Si os gusta, ya sabéis qué hacer, comentáis, y difundís, que compartir es vivir.

lunes, 2 de enero de 2012

Propósitos de año nuevo - Versión 2012

4 Pensamientos


Ahora es cuando llega lo típico de señalar los propósitos de año nuevo. Esa lista de cosas, más grande o más pequeña, que te gustaría hacer -como cada año-, pero no haces -como cada año-. Y, como cada año, éste nos prometemos cumplirlas.

Si os digo que haré lo que pueda por cumplir mis propósitos, lo más seguro, es que a más de uno os entre la risa, pero es cierto -sí, jo, de verdad, dejad de reíros, no tiene gracia, jope-. De echo, será el primer propósito, cumplir los propósitos de año nuevo. Así que, dicho el primero, continúo con la lista:

- Moverme más, o lo que es lo mismo, moverme, que se me va a quedar el culo cuadrado de tanta silla de ordenador. No voy a prometer el tópico del gimnasio, porque sería engañaros a vosotros, y lo que es más, a mí misma. Pero sí prometo andar más, bailar más y quitar el polvo a los mandos de la Wii (tanto juego de deportes tiene que servir de algo), que por algo hay que empezar.

- Comer mejor y cocinar más. No ser tan vaga a la hora de cocinar algo que requiera más de 2 minutos en el micro. Metamos aquí también el cuidarme más.

- Tener unos horarios más normales. Teniendo en cuenta que me suelo acostar entre las 2 y las 5 de la mañana, teniendo que entrar a trabajar a las 11, no, no son muy normales los que tengo. Al igual que tampoco es normal levantarme a las 4 de la tarde los fines de semana. Así que dicho queda, acostarme antes, así me podré levantar antes el finde.

- Estudiar. Como sabéis, tengo pendientes de empezar dos cursos, así que, cuando acaben las navidades, empiezo con uno.

- Dejar de fumar -o fumar menos, no vamos a ser tan ambiciosos-.

- Seguir escribiendo. Porque me gusta y lo necesito, para qué engañarnos.

- Aprender cosas nuevas. Aunque tiene que ver con estudiar, esto es mucho más amplio, cada día se pueden aprender cosas donde menos lo esperas y de la forma más inesperada.

- Reírme, al menos, una vez al día. Aún en los malos momentos, hay que saber sacar una sonrisa.

- Disfrutar más los días. Cada día es único, y no vuelve, no hay ensayos, así que nada de tirarlos.

- Viajar un poco más. Que no creo que sea tan difícil, ya que el año pasado mis viajes se resumieron en un fin de semana en Madrid, una escapada loca también a Madrid, y un finde en Ávila, vamos, ¡un derroche! [EDITO: Olvidé tres viajes de un día a: Salamanca, Palencia y Segovia. Vale, no es mucho más, pero menos es nada...]

- Leer más. Me he puesto la meta de leerme 20 libros este año, una media de 1.666... libro por mes. Contando el que ya tengo empezado (Aristóteles y un armadillo van a la capital). Y para que podáis llevar la cuenta, escribiré un post al término de cada uno.

- Poder seguir conociendo a algunos, mantener a los que llevan tiempo y conocer a otros.

- Ser feliz. Mi mayor deseo no es encontrar la felicidad, sino descubrirla en lo que me rodea.

...para empezar...

Y expuestos los propósitos, sólo queda luchar por ellos, y esperar los resultados, ¿te quedas a verlo?

¿Qué me dices de ti? ¿Qué propósitos de año nuevo tienes?

domingo, 1 de enero de 2012

Feliz Año Nuevo - 2012 -

6 Pensamientos


Un nuevo año comienza, y lo hace con 366 días. 366 días para reír, para soñar, para disfrutar, para llorar, para luchar, para viajar, para comenzar, para amar, para leer, para bailar, para vivir...

Tenemos a nuestra disposición un lienzo en blanco, preparado para que cada uno de nosotros pinte en él lo que desee, ¿qué quieres en el tuyo?

Yo quiero seguir contando contigo.

FELIZ AÑO 2012