miércoles, 21 de marzo de 2012

Diary of an unemployed - Día 4

1 Pensamientos

Como os habréis dado cuenta, los días de "Diary of an unemployed" no son días naturales, más bien se trata de una forma de enumerar cada capítulo, no los iba a llamar todos igual, ¿no?

Desde el último post han pasado algunas cosillas. He enviado decenas de currículums, acudido a dos entrevistas de trabajo y llamado a una empresa para preguntar por un trabajo.

Me encantaría poder contaros que he encontrado trabajo, que tendré que dejar de escribir Diary of an unemployed, al menos por una temporada, pero sabéis que mentir no es lo mío.

¿Las entrevistas? Para lo que son todas... Comerciales encubiertos de atención al cliente. Y entendedme, no me emociona, sino más bien me horroriza pertenecer al mundo del comercial, de la clase que sea. A mí no me gusta que me molesten, ¿por qué, con mi empatía, iba a molestar yo a nadie? Sector muy digno, siempre dependiendo de quién esté en él -hay mucho tiburón-, pero me temo que no está hecho para mí, o yo para él. 

No es que crea que el trabajo de comercial no es digno de mí, sólo que es superior a mis fuerzas. Así, entre nos, y para que se me entienda bien, prefiero limpiar las escaleras de las torres Petronas a trabajar de comercial... ¿Quedó claro, no? Aunque por desgracia eso a las páginas de ofertas de empleo le de igual, pues sólo hay ofertas para comerciales -en todas sus gamas-, y algún que otro puesto para ingenieros, diplomados o licenciados de blablablá. 

Tanto es así, que estoy pensando en mirar trabajo fuera de Valladolid, aunque está claro que el sueldo tendría que ser superior, para permitirme pagar un alquiler -y demás gastos que conlleva irse de casa-, o para ir y volver todos los días -para lo que además tendría que ser cerca y compensarme en horario-. No sé, es una opción, y Madrid mi destino predilecto, pero todavía nada definitivo.

Por el momento no hay grandes novedades, sólo una rutina de búsqueda de empleo en todos las webs que voy encontrando.

Aprovecho la ocasión para pediros que, si os enteráis de algo que sea capaz de hacer -que son muchas cosas-, no dudéis en decírmelo, sea algún proyecto vuestro, de un conocido, o sobre algo de lo que habéis oído hablar. Estoy abierta a casi cualquier cosa. 

Y dado que estoy aprovechando todas las vías que se me van ocurriendo, y mientras preparo algo más vistoso, os dejo un enlace a mi CV aquí, por si sirviera de algo.

Gracias por seguir por aquí...


viernes, 9 de marzo de 2012

Diary of an unemployed - Día 3

2 Pensamientos


12.20 de la mañana, y ahí estaba yo, en la oficina del INEM, repleta de papeles, la mayoría inútiles para lo que me atañía, esperando que la pantalla señalara mi número. Pronto llegó mi turno, acudí a la mesa señalada, y esperé a que la mujer que debía atenderme resolviera una duda a una compañera. Saludé cordialmente y me senté.

DNI, certificado de empresa, papelito que me había tocado llevar a firmar a la oficina el día anterior, y solicitud rellena. Documento tras documento salía de la carpeta a petición de aquella mujer.

Teclea sin parar, me pregunta cosas que ya aparecían en los documentos que le había entregado, no supe muy bien si era para que no me aburriera mientras ella tecleaba, o es que me estaba poniendo a prueba. Teclea y teclea, y yo con los nervios tales como al que le dicen que le ha tocado algo, y espera saber si se trata del apartamento en Benidorm, o la lata de callos caducada.

¡Vaya!, por lo visto tiene que hacerlo a mano, el ordenador no le deja hacerlo, qué suerte tengo. Mientras me lo pueda hacer en el momento, como si tengo que estar ahí hasta que cierren. Saca papeles y más papeles, apunta con un bic números y más números, rellena varios papeles e imprime otros.

Por fin se decide a decirme: "Lo preparo todo, y ahora te comento como se te queda". ¡Milagro! Pensé que que se había olvidado de mi presencia, o de que me gustaría saber cómo está mi situación actual.

Tras unos minutos más -total, qué más daba ya-, coge un papel en sucio, y empieza a explicarme los topes mínimos y máximos, esto, aquello, a lo que yo asentía como si estuviera acostumbrada a oír cosas así, mientras ella seguía explicando. Escribió números poco legibles en la hoja, y me dijo que claro, como había estado a media jornada los últimos meses -un año para ser exactos-, la base era tal, y no podía ser inferior de cual.

Ya sonaba el redoble de tambores en mi cabeza, esperando descubrir qué me correspondía por más 5 años de trabajo en la misma empresa. ¿El resultado? Pues bien, si el último año cobré una mierda, durante 6 meses cobraré el 70% de esa mierda, menos la Seguridad Social, cuota que no pudo decirme con exactitud, y a partir del séptimo mes, el 60% de aquella mierda que cobrara en la empresa, igualmente teniendo que descontar la Seguridad Social, o lo que es lo mismo, lata de callos caducada para una servidora.

¿Conclusión? Está jodida la cosa... La indemnización por despido me la abonarán de 5 veces, y me pagarán un mes más la misma cuantía por realizar las tutorías de los alumnos de Caracterización que tenía antes del despido, además de pagarme -poco para el trabajo que es- por los nuevos alumnos que haya de dicho curso. Mi intención es no tocar ese dinero, ahorrarlo por lo que pudiera pasar, pues no sé cuánto tiempo durará esta situación, y no quiero que me pille por sorpresa, hay que ser previsor, y más ahora.

Ha comenzado mi peregrinaje por páginas de empleo, mi cerebro maquina sobre cómo actuar ahora, qué hacer, cómo salir de esta, y yo prosigo con mi formación -empezaré con el curso de Photoshop CS4 el lunes-, me niego a tener vacíos en el CV, por pequeños que sean.

Trabajo de mi vida, sé que estás ahí, y te encontraré...


jueves, 8 de marzo de 2012

Día internacional de la mujer

1 Pensamientos


Tras pensarlo mucho, no sé si el hecho de tener un día internacional de la mujer es algo positivo. ¿Que a qué me refiero? Obviamente la mujer, a lo largo de la historia, ha tenido que enfrentarse a grandes retos, ha luchado y sufrido por su independencia y reconocimiento en la sociedad, dejando en ello muchas vidas.

No seré yo quién quite mérito a todas aquellas mujeres que hicieron y hacen que a día de hoy yo cuente con los derechos que, como mujer, poseo, mucho más lejos de mi intención. Pero, ¿acaso contar con un día internacional de la mujer (trabajadora o no), y enorgullecerse de ello no denota cierta peculiaridad? 

Tenemos la tendencia a erigir días internacionales -en su mayoría- ante cuestiones sobre las que la sociedad se siente culpable o incómoda, y me pregunto, ¿es bueno celebrar el sentimiento de culpabilidad de otros? Seamos sinceros, si la mujer estuviera en el mismo escalón que el hombre, no precisaría contar con un día internacional para su reconocimiento, por que, ¿cuándo se celebra el día del hombre (trabajador o no)? 

Aquí, aquí y aquí, calendarios de días internacionales, decidme, ¿cuántos de ellos no deberían ser necesarios? 

Al margen de lo anterior...

Me enorgullezco de pertenecer a un sexo que, desde el comienzo de los tiempos, ha luchado por lograr el lugar que le pertenece en la sociedad, y que a día de hoy sigue haciéndolo. Agradezco a todas y cada una de las mujeres que, a lo largo de la historia, han hecho porque la voz femenina se oyera más allá de la censura machista, a todas aquellas que, aún si saberlo, movían la balanza por la igualdad de sexos. A todas las mujeres que soñaron con un mundo mejor y aportaron algo por conseguirlo, muchas gracias, y no sólo hoy.

Las mujeres que se valieron de la supuesta debilidad femenina para lograr sus fines, que se aprovecharon de la buena fe de alguien atribuyendo su minusvalía por ser mujer, que se creyeron y se creen que el sexo débil somos nosotras, que piensan que el lugar de una mujer está tras un hombre, que se ven así mismas como fábricas de niños y criadas, a todas ellas, pasadas, presentes y futuras, no os merecéis un día internacional.

La mujer no es el sexo débil, no es un ser inferior, ni debe sentirse como si así fuera. Tener vagina no reduce nuestra capacidad mental, nuestra valía, nuestra fuerza interior, ni nuestra independencia. Poseer doble cromosoma X no nos hace ser menos, nos hace ser mujeres.

Y recordad, detrás de cada mujer sólo está su sombra, delante, todo lo que puede llegar a ser.


miércoles, 7 de marzo de 2012

Super macro meme time

5 Pensamientos

Hace tiempo que no hacía un meme, y he recordado que tenía pendiente uno, encontrado en el blog de CMQ. Es bastante larguito, de ahí lo de macro del título, por lo que no me lío más, y empiezo...

Nombre: Jenn
De dónde eres: Valladolid, o los mundos de Jenn, según el día.
Acontecimiento histórico: Cualquiera que haya significado un paso adelante.
Actor: Jhonny Deep y Will Smith. Lo sé, son dos, pero es mi meme...
Actriz: Natalie Portman por ejemplo, no tengo una preferida.
¿Adidas, Nike, Reebook?: Converse¿? ¿Me ves con cara de que me guste el deporte, o me importen las marcas deportivas?
¿Estás enamorada?: Eso me temo. Pero cada día consigo llevarlo mejor.
¿Alguna vez has nadado desnuda?: Sí, una vez, shhh.
Andar, volar o navegar: Todo depende de a donde quiera ir, ¿no crees? Si tuviera que escoger alguna, la teletransportación. ¿Qué no es una opción? Lo dirás tú...
Bebida alcohólica: Ron principalmente. Ahora me ha dado por el Malibú con Sprite, me hago mayor...
Bebida no alcohólica: Coca Cola.
Canción: Me es imposible elegir una sola canción, no sé quién se empeña con estas preguntas, que nunca puedo contestar. Por decir algo, Someone like you de Adele, o Fucking perfect de P!ink.
Cantante o grupo: ¡¡Venga ya!! A esta sí que no contesto, que ya me tenéis frita con el temita, ni que estos memes estuvieran promocionados por discográficas...
Chocolate o vainilla: Chocolate, sin pensar.
Color: Berenjena, y no, no sólo es un vegetal.
Comida: Pollo, patatas, huevos, macarrones con tomate y queso, filetes rusos, ¿sigo?
Condimento para ensalada: Sal, una gota de aceite y crema de módena.
Cuadro: El Guernica de Picasso por ejemplo. No tengo una lista. Me gusta el arte contemporáneo, abstracto, raro, distinto, bonito...
Coche favorito: Delorean. Por lo de la máquina del tiempo. A ver, no conduzco, así que en el que me quieran llevar.
Define tu vivienda: Un noveno piso con muy buenas vistas a la ciudad.
Deporte para mirar: Gimnasia rítmica, patinaje artístico y natación sincronizada. Los dos primeros les practicaba en el cole.
Deporte para practicar: Natación, tumbing...
¿Duermes con peluches?: Depende de cuanto pelo deba tener para ser considerado peluche... Ah, peluche, de peluche... Hace unos cuantos años que dejé de hacerlo.
Animal que odias: ¿Valen insectos como aminal? Supongo que sí. En caso de valer, todo insecto feo y/o asqueroso, o que no esté donde debería.
El vaso, ¿medio lleno, o medio vacío?: Depende de la sed que tenga...
La última locura: Toda la historia con Héctor lo fue.
Un animal: Unicornio. ¿Qué? Ahí no dice que tenga que ser real.
Nombre femenino favorito: No tengo predilección por alguno, pero raro, distinto, peculiar.
Nombre masculino favorito: Lo mismo que en la anterior pregunta.
Olor que te gusta: El olor a lluvia, primavera, playa, pan caliente, suavizante de la ropa, olor a gasolina, a pegamento de la clase de tecnología del instituto, uh, qué mal ha quedado esto último...
Un lugar que te guste: El parque de al lado de mi casa, y el de al lado de mi ex-trabajo.
Un sabor: Sabor a beso.
Una ciudad que te guste: Madrid.
Una frase: ¿Sólo una con lo que yo hablo?
Almohada de algodón o plumas: ¿De látex? Sea de lo que sea, dura, firme y cómoda.
Una virtud: ¿Sólo una? Difícil pegunta querido... Digamos que ser ordenada.
Flor: Gerbera.
Fruta: Pera, plátano y sandía, sin coñas...
¿Has ligado por Internet?: Alguna que otra vez.
Helado: De chicle, ñam.
Lápiz, pluma o bolígrafo: Bic cristal.
Lo que admiras de los demás: Depende de quién se trate, no te todo el mundo admiro lo mismo.
Lugar de nacimiento: Hospital Río Hortega, sala de maternidad¿?
¿Tienes mascota?: No gracias.
Materia del cole más odiada: Matemáticas.
Materia del cole preferida: Conocimiento del medio, no sé cómo se llamará ahora.
Mejor lugar para relajarse: Cuando lo encuentre os lo diré.
Mejor sentimiento de la persona: La sinceridad es un sentimiento¿?
Momento más humillante: a ti te lo voy a contar...
Montañas rusas, ¿te gustan o te disgustan?: Antes las tenía un miedo aférrimo, ahora me gustan, mientras no sean excesivamente altas, o me den la vuelta, a excepción del Furius Baco, en Port Aventura (wooow).
Palabras favoritas: Cualquiera positiva, alegre, sincera...
Perfume preferido: CK One, CK In2U, CK Eternity Men.
Personaje de ficción: Bugs Bunny.
Personaje histórico muerto: Che Guevara¿?
Personaje histórico vivo: Obama, por lo que prometía ser, no por lo que es.
Pintor: Mi padre.
Planeta: Mercurio.
Poeta: ¿Pablo Neruda, Gustavo Adolfo Becquer? No soy muy de poetas.
Programa de televisión: No veo apenas la tele, y de verla, veo series o películas, así que... SIGUIENTE...
Programa de radio: Levántate y Cárdenas, Ponte a prueba, La noche es nuestra, lo que echen en Europa FM.
Qué buscas en el sexo opuesto: Lo que todavía no he encontrado, sino no lo seguiría buscando...
Qué es lo primero que piensas al despertar: 5 minutos más!!
Qué hay debajo de tu cama: Una caja de almacenaje con zapatos, dos cajas con bolsos y una bandeja para la cama.
Qué hay en las paredes de tu habitación: Una fotografía con mi padre cuando era pequeña, estanterías, espejos, un perchero, un revistero, un muro de pavés, y un organizador de cd's.
Qué piensas de la mesa de la ouija: Que esas cosas cuanto más lejos mejor. Soy de las que creen que hay algo, le tengo mucho respeto a todo lo paranormal.
Lugar de residencia actual: Valladolid.
Revista: ¿Lo cualo? Hace años que no compro revistas.
Si pudieras ser una herramienta de jardín, ¿cuál serías?: Are you kidding me? 
Si pudieras tener cualquier trabajo, ¿cuál sería?: Algo que englobara multitud de actividades, es complejo de explicar, aunque espero poder desarrollar la idea algún día.
¿De qué color tienes el pelo?: Ahora color violín.
¿Qué persona te gustaría ser?: Una versión mejorada de mi misma.
Sobrenombres: Jenn, Willy, Neni, Je, ¡Eh tú!...
Diestro o zurdo: Diestro con bonus zurdos, o lo que es lo mismo, con cierta habilidad con la izquierda.
¿Te ríes de la gente?: Suelo reírme con ella, pero sería una cínica si dijera que no me río de ella en algún momento dado.
¿Te dan miedo las tormentas?: Sólo si son eléctricas y llevo un pararrayos encima.
Tu hobbie: Tengo muchos. Leer, escuchar música, pintar, manualidades varias, escribir...
Tu horóscopo: Géminis, muy, muy géminis.
Tu juego de mesa favorito: Party & Co, por ejemplo.
Tu número de la suerte: El 5.

Y hasta aquí el macro meme de hoy, y del mes, porque, ¿os habréis empachado, no?

Diary of an unemployed - Día 2

2 Pensamientos

Cita previa en el INEM a las 9.30, y allí estaba yo, con mi maletín lleno de documentación, contratos desde mi primer empleo de verano allá en el 2003, vidas laborales desde el principio de los tiempos -tuve problemas con los días cotizados hace tiempo, por arte de magia de borraron la mitad, una vez arreglado (o eso parece), guardo todas y cada una, por si las moscas-, bases de cotización, formularios rellenos, certificado de empresa, nóminas y contratos desde mi alta en la Seguridad Social, de todo.

Puntualmente, para mi asombro, pita mi número, mesa 17. Durante el tiempo de espera -me gusta llegar pronto a los sitios-, me planteo varias preguntas: ¿será agradable quien me atienda? ¿A qué prestación tendré derecho? ¿Durante cuánto tiempo? Pero lo único que no me planteo es que me falte algún papel. ¿Qué papel podría faltarme, si de lo poco que no llevaba en el maletín era mi partida de nacimiento y declaraciones de los últimos años...?

Una vez en la mesa, me sorprende que haya tenido suerte de nuevo, me atiende otra mujer agradable, ¡wow, esto es increíble! Me pide el DNI, se le doy. Me pide el certificado de empresa, se le doy. Me pide el formulario relleno que, el día anterior me habían facilitado, se lo doy. Hasta hora todo perfecto, pero no por mucho tiempo... En mi ex-trabajo he estado 5 años, pero he tenido multitud de contratos distintos. Primero estuve a 2 horas, luego a 3, luego a jornada completa, luego como autónomo, y finalmente a 4 horas. En el certificado de empresa se deben señalar los contratos que se hayan tenido en la empresa a jornada parcial, desde el inicio de la relación laboral, y en el mío sólo aparecía el último

Mi cara cambió de golpe, ¿cómo podría estar algo mal? ¿cómo podría faltar algo? Pues sí, no estaba bien relleno el certificado. Hace tiempo se cambió de asesoría en la empresa, y yo ya estaba a jornada completa, por lo visto, a la hora de hacer el certificado, no comprobaron los anteriores contratos que había tenido en la empresa, presumiendo que todo el tiempo anterior habría estado a tiempo completo -a pesar de que fueron ellos los que solucionaron mi problema con la vida laboral, y se supone de su obligación hacer las cosas correctamente-.

Poker face en un instante, ¿qué tenía que hacer ahora? ¿Esperar a que se dignaran a hacerme un certificado correcto, lo cual podría tardar días? ¿Poner una queja, o en su defecto enviar una bomba de confeti afilado a la asesoría por incompetentes? Le comento que tengo todos los contratos, y le enseño el primero. Sí, indicaba que eran 2 horas al día, pero como no decía cuántas horas a la semana, o cuál era mi semana laboral -a diferencia de los siguientes contratos-, no valía. Pregunto si con la vida laboral, las bases de cotización, las nóminas, ¡algo!, puedo solucionarlo, y me dice que no. Para suerte no hace alta que mande unos sicarios a ningún lado, sólo que vaya a la oficina, y me completen el papel que me da, en el que se deben anotar todos los contratos a tiempo parcial en la empresa, indicando su duración, cuántas horas a la semana trabajaba, y qué días, lo que podría haber hecho yo misma, pero claro, necesitaba la firma y sello de la empresa. ¿En definitiva? Otro paseo más. Antes de irme, me calcula a cuantos días de prestación tengo derecho con la documentación que tengo (cuatrocientos y pico), y con toda la documentación -incluida la que falta- (quinientos y pico), y llegamos a la conclusión de que efectivamente, me compensa solucionarlo.

Voy a la oficina, y planteo el problema, mi ex-compañera me dice que llame a la asesoría, cosa que me niego a hacer -pues van a tardar horas o días, y no es plan-, y le explico que habría rellenado yo misma el papel, pero que la firma y el sello no puedo ponerlo yo -siendo sinceros, la firma podría, pero el sello va a ser que no...-. Completo toda la información, me lo sella, y espero a que mi ex-jefe llegue para que me lo firme. Cuando lee el documento se extraña por las horas que he indicado, hasta que recuerda que no siempre mis contratos a tiempo parcial han sido de 20 horas semanales -memoria selectiva que le llaman-.

Con todo esto resuelto, sólo me queda volver a pedir cita previa, a ver si esta vez puedo acabar los trámites. A la tercera va la vencida.

Miércoles a las 12.30 -suerte que me han dado cita para el día siguiente-, me estoy pensando llevar una muestra de orina, e ir en ayunas para un análisis de sangre, por si hiciera falta, sería de lo poco de lo que no llevo en el maletín...

Hablando de Metropol

4 Pensamientos

Hace unos días recibí un mail en el que me invitaban a escuchar, descargar y opinar sobre el primer disco de Metropol, My Own Gravity -o lo que es lo mismo, Mi propia gravedad, o sea, la suya...-. 

Aprecio mucho la música, aunque ni mucho menos soy una entendida en el tema, por lo que no aportaré referencias musicales similares, ni distinguidos análisis técnicos, tampoco analizaré las letras de las canciones, pues mi nivel Inglés de Cuenca no me lo permite, pero sí daré mi más sincera opinión.

La primera canción del disco, Collision, fue la primera que escuché, y desde los primeros acordes me sentí cómoda. Uno tras otro escuché los diez temas que componen el disco, y ninguno me desilusionó. Tienen fuerza, aunque también son tranquilos, enérgicos, melancólicos. Un gran abanico de sensaciones pista tras pista, un trabajo equilibrado.

Digamos que es el tipo de música perfecta para compartir unas cervezas, mirar por la ventana de un tren en marcha, pasear por la ciudad, escribir, como estoy haciendo ahora... Para los vallisoletanos que me lean podría deciros que sin duda sería un grupo que podría sonar en el Zero Café, entre otros muchos lugares.

Tienen un estilo que me es familiar, pero no sabría describirlo concretamente, y como he dicho, no me voy a aventurar a dar referencias. Lo mejor que podéis hacer es escucharlo vosotros mismos, y decidir qué os parece. Para escuchar el disco completo podéis ir aquí. Entre mis favoritas Constellation y Silent Rockets, ¿cuáles os gustan más a vosotros?

Por el momento os dejo el vídeo que da nombre al disco, aunque en su canal de YouTube podéis ver otros.


Si queréis más información sobre el grupo, podéis encontrarles en Facebook, Twitter y Google+ entre otros.

Desde aquí, os deseo lo mejor Metropol, he disfrutado mucho -y lo seguiré haciendo- con el disco. Si venís de concierto por Valladolid, avisad...

martes, 6 de marzo de 2012

Diary of an unemployed - Día 1

1 Pensamientos


Como ya sabréis si leísteis el post anterior, desde el viernes soy una más en las estadísticas de desempleo. Dado esto, empiezan los papeleos en el INEM, y la consiguiente odisea laboral -en la cual quedó claro que era virgen...-.

El domingo pedí cita previa por Internet -si necesitas hacer lo mismo, y no sabes dónde, pincha aquí-, y me dieron cita para el martes, a las 9.30.

El lunes tenía que pasar por la oficina a firmar los papeles del finiquito (y ya que estaba, imprimir y escanear unas cosillas). Una vez hecho eso, me dí el paseo al INEM, para hacer la tarjeta de demanda de empleo -siendo esta la segunda vez que lo hacía, la anterior hace 6 años, para hacer un curso-.

Cuando llegué no esperé mucho. Inusualmente -por mi breve experiencia y por lo que me han contado-, me atendió una mujer agradable -desde aquí, gracias mujer de la mesa 14 del INEM-. Le conté brevemente el motivo de mi visita, y comenzamos a rellenar la ficha. Como sabréis si acostumbráis a leerme, o si me conocéis, soy bastante previsora, así que preferí ir cargada con todo lo necesario, y lo innecesario también, a fin de evitar desplazamientos. A la pregunta: "¿Qué titulación tienes?", siguió la de "¿no habrás traído por casualidad el título?", "Sí" respondí, y saqué mi título de Grado Medio ante la sorpresa de la mujer. Vio que tenía un título más, y me preguntó por él, se trataba del de Graduado en ESO, e igualmente tomó nota de él -aunque sinceramente no sé muy bien si será muy relevante al tener uno superior-. 

Muy agradable elogió mi previsión, "así da gusto", "y te queda muy bien el maletín" añadió después -eso ya me desconcertó un poco...-. Por lo visto no está muy acostumbrada a que la gente lleve todo lo necesario o susceptible de ello.
Aprovechando que me había tocado "la buena", pregunté lo que no me atrevería a preguntar a la borde que sellaba las tarjetas de demanda de empleo, a la que a mi llegada había preguntado qué debía hacer para solicitar la tarjeta, y con un ladrido me dijo "con la A". Así, tal cual, que menos mal que soy observadora, y deduje a qué coño hacía referencia. Me informé de cómo debía proceder ahora, de si debía, a pesar de tener cita previa, sacar número al llegar a la oficina al día siguiente, qué tendría que llevar, de si podía sellar la tarjeta online, etc.

Una vez saciada mi curiosidad, y despidiéndome cordialmente de aquella agradable mujer, el primer día como desempleada oficial empezaba...

PD: A todas aquellas personas que trabajan cara al público, presencial o telemáticamente, con especial orientación a aquellos trabajadores que pagamos todos y con mayor, si cabe, a los que tiene que recurrir la gente muy a su pesar -por lo general-, como es una oficina del INEM; una sonrisa no cuesta dinero, tratar bien a la persona a la que se atiende, ser agradable y dar facilidades para una mejor atención tampoco. Entiendo que os fastidie madrugar, tener que ir a trabajar en lugar de disfrutar de una hamaca y un cocoloco en el caribe, aguantar a gente que no se entera ni con dibujitos, la rutina, y todo lo demás, pero vuestro trabajo es ese, ¿por qué no hacerlo agradable para todos? Y lo dice alguien que ha estado a ambos lados.

viernes, 2 de marzo de 2012

La gran familia o Una entre 5 millones y pico

3 Pensamientos

Es probable que el título del post os desconcierte un poco, por lo que pasaré a explicaros su verdadero significado, aunque seguro que más de uno lo ha pillado a la primera. Antes de empezar os haré una pregunta, ¿qué relación puede tener una gran familia con 5 millones y pico?

Si todavía no lo habéis conectado, aclararé que esa gran familia se compone de más de 5 millones de personas, que tienen como principal nexo el estar desempleadas. ¿La novedad? Que desde hace unos minutos formo parte de esa gran familia.

La noticia la recibí hace semana y pico. Siendo sincera, no me pilló del todo desprevenida, se veía venir. La actividad económica en la empresa estaba decayendo peligrosamente, y a pesar de que seguía teniendo tareas que desarrollar, no entraban -ni entran- ingresos, por lo que es insostenible mi permanencia en la empresa.

Tras más de 5 años en el mismo trabajo, aparezco en un mundo laboral complicado, perturbado y sobrecargado, siendo una virgen en lo que a búsqueda de empleo, entrega de currículums y entrevistas de trabajo se refiere. Por primera vez he tenido la necesidad, de actualizar el currículum y completarlo, pues nunca antes he tenido que entregar uno. 

No cuento con mucha experiencia profesional, sólo con una temporada de verano en Noja hace 9 años, y más de 5 años en mi, ahora, ex-trabajo. Viéndolo me da la sensación de que no he hecho gran cosa, que no cuento con una gran experiencia laboral, aunque mirándolo por otro lado, tengo 25 años, y he pasado los últimos 5 en la misma empresa, supongo que en el fondo soy una privilegiada.

Como os contaba, hace semana y pico me dieron la noticia. A partir de ese momento, me quedaban 4 días de trabajo, y más de una semana de vacaciones. No quise dilatar más la despedida de mi puesto de trabajo, por lo que, al ofrecerme dejar de ir un día antes del comienzo de mis vacaciones, acepté. Terminé diversas tareas, dí varias instrucciones, y dos días después recogí mis cosas -hay que ver la de mierda que he acumulado en 5 años...-. 

Hoy han acabado mis vacaciones, y por lo tanto, mi permanencia en la empresa. Haré algún trabajo freelance cuando me lo soliciten, aunque este sea pagado con un importe muy inferior de lo que el trabajo merezca, aunque menos es nada... Ahora toca plantearme el futuro.

Antes de despedirme solicité una carta de recomendación a mi jefe. Como era de esperar aceptó, pero ante su desconocimiento sobre su elaboración, me dijo que se lo comentara a mi ex-compañera, para que fuera ella quien se encargara. Tras hablar con ella, su respuesta fue que no tenía ni idea de hacer cartas de recomendación, que lo mejor sería que la redactara yo, y que se la enviara para que la firmara mi jefe. Ante tal situación no puedo más que reírme, y no saber si soy desgraciada por tener que recomendarme a mí misma, o afortunada por poder hacerlo. De cualquier modo, tras intensas investigaciones, comeduras de cabeza, bloqueos creativos y varias opiniones externas, ayer pude finalizarla con éxito.

Aprovechando la ocasión de tener que redactar mi propia carta de recomendación, actualicé el currículum -la última edición era de 2009-, lo que no sé es si habré conseguido que éste sea atractivo para futuros empleadores. Eso está por ver. 

Una más llega a la gran familia, una más entre más de 5 millones, durante cuanto sólo lo dirá el tiempo. 

Próxima parada, oficina del ECYL de Plaza Poniente...