martes, 13 de mayo de 2014

Cuando se toma más en serio el humor negro que la negra realidad tenemos un problema...



Como ya sabréis a estas alturas, ayer asesinaron a la presidenta de la Diputación de León, y  miembro del PP, Isabel Carrasco. No voy a entrar a discutir el hecho, pues emplear la violencia -y más a tales extremos- me parece injustificado e indiscutible, más allá de lo que la víctima haya hecho o dejado de hacer.

Por el contrario me centraré en las declaraciones del portavoz de Sanidad del PSOE en el Congreso, José Martínez Olmos, quien cree necesario la regulación de las redes sociales tras los comentarios "indignos" posteriores al asesinato.

Y aquí, cuando habla de redes sociales, se lee entre líneas "Twitter", pues no deja de ser la red social más social de todas, llegando a cualquier persona, sin que hayas siquiera oído hablar del propietario del tuit; habiéndose convertido en una red social de la que muchos medios de comunicación "tiran" hoy en día para rellenar noticias o crear sus propios sondeos. El impacto de una noticia ya no se mide en importancia-relevancia, sino en repercusión en Twitter; tuits, retuits, hashtags y cuentas parodia hacen de aplausómetro en el mundo de la noticia, y ahora, quieren regularlo...

Querer regular las redes sociales, regular Twitter, es como querer regular las conversaciones en la barra de un bar entre los habituales, los monólogos -diálogos en el mejor de los casos- con el taxista durante el trayecto, las charlas de ascensor, y cualquier intercambio verbal entre dos o más personas. ¿Acabarán viniendo a nuestras casas para regular lo que le espetamos a la tele cuando vemos las noticias, leemos el periódico o repasamos nuestros perfiles sociales? 

La regulación de las redes sociales -online y offline- tiene mucha carnaza, y bien podría acabar siendo el inicio de la Policía del Pensamiento que vaticinó Orwell. El problema, por no destacar el intento de control de la libertad de pensamiento y de expresión, es, ¿quién se encargaría de esa regulación? ¿Acabaría, dicha regulación, derivando en una señalización, y posterior persecución de aquellos contrarios a las ideas del partido? ¿Realmente piensan que el equipo regulador sería capaz de ser objetivo sin obedecer a las presiones del partido de turno? Y si es así, ¿los unicornios ya los veían antes?

En lo concerniente a Twitter, parecen querer regular, entre otros, el imperante humor negro de la red social, y si bien hay veces que se traspasan fronteras humorísticas y rozan lo macabro -y eso que soy una gran fan del humor negro-, la inmensa mayoría de las veces es humor, simplemente humor, y con ello no se intenta ni espera el alzamiento nacional a favor de la mutilación, el asesinato ni la humillación. Puede gustarte, o no. Y sí, obviamente cualquiera puede quejarse de lo que no le gusta, pero en cuanto a Twitter se refiere, parece que se persigue en mayor medida al disidente "rojo". 

No tengo intención de abrir un debate político, ni decantarme a favor de nadie, pero sí es cierto que en los últimos meses ha habido un gran número de juicios derivados de la opinión contraria al actual gobierno por parte de algún tuitero. Se critica y juzga la apología al terrorismo, a la violencia, a la desobediencia civil... Pero, ¿qué pasa con todos aquellos que públicamente defienden una purga de "rojos", que quisieran ver a sus detractores, y a sus familias, abonando cunetas al estilo Guerra Civil, que ondean banderas franquistas, que amenazan violentamente a cualquiera que intercambie cuatro palabras con ellos y éstas no sean "acabemos con todos ellos"? ¿Acaso eso no es apología al terrorismo, a la violencia...? ¿Dejar caer la cabeza hacia la derecha te protege de la justicia, te exime de cumplir las leyes, te autoriza a decidir quién vive o quien muere?

Pensáis que me he ido de madre, y he extrapolado a límites extremos la noticia, pero pararos a pensar por un momento... Si a día de hoy, sin un organismo regulador, ya existe una "regulación" desequilibrada, ¿qué pasará cuando pasen a decidir sobre qué se puede hablar, cómo, cuándo y en qué contexto; y quien cree ese libro de estilo sean esas personas, eventualmente,  más susceptibles de ser criticadas?

Si a día de hoy ya condenan a pagar 1.300€ por llamar "...puta..." en un tuit a la delegada del Gobierno de Madrid, ¿qué no veremos si deciden "regular" las redes sociales?

Cuando se toma más en serio el humor negro que la negra realidad tenemos un problema...


2 comentarios:

  1. A mí no me parece que exageres ni que lo estés sacando de madre. Pueden llegar al extremo que consideren oportuno, y ya han demostrado que no se cortan ante nada

    ResponderEliminar
  2. Las redes sociales se han convertido, y perdón por la expresión, en un grano en el culo de los poderosos, e intentan limitarlas, aún sabiendo que eso es equivalente a poner puertas al campo.
    Para ello, a imagen y semejanza de los criminólogos del XIX, se sirven de un determinismo ideológico, reflejo fiel del determinismo antropológico de aquellos.
    No sólo no avanzamos, retrocedemos, y a mí en este tren no me gusta ir.

    ResponderEliminar

Si quieres decir algo, ahora es un buen momento...